viernes, 15 de abril de 2016

EL MINISTRO SORIA QUEDA A LA ALTURA DE SU PARTIDO Y SU PRESIDENTE


mapa-corrupcion-pp
Félix Población

Las noticias del día se abren con la dimisión del ministro de Industria, más que previsible, una vez sabido que hoy no iba a asistir al habitual consejo de ministros que se celebra todos lo viernes. El apego al cargo que el señor Soria ha demostrado estos días pasados, tratando de rebatir con mentiras lo que los hechos y documentos probaban con relación a lo justificado de su nombre en los llamados Papeles de Panamá por su participación en sociedades offshore, ha sido verdaderamente tan deplorable como la actitud del presidente del Gobierno en funciones por no haber exigido de inmediato su dimisión. 

De poco vale que el ya exministro haya dado a conocer en una nota pública lo que él califica de errores acerca de las explicaciones dadas en los últimos días, que por sus contradicciones parece achacar a los muchos años transcurridos. Tampoco suena muy convincente que dimita tras haber considerado el daño evidente que esta situación está causando al Gobierno de España, al Partido Popular, a mis compañeros de militancia y a los votantes, pues creo que debería haber reparado antes en esas consecuencias al tratar de argumentar con reiteradas falacias lo que los Papeles de Panamá demostraban. 

El comunicado del señor Soria concluye con unas frases, en las que anuncia su cese en todo tipo de actividad política, que deberían haber formado parte de su discurso desde el mismo momento en su que su nombre estuvo vinculado con la aludida documentación. La política, en efecto, es una actividad que debe ser en todo momento ejemplar y tanto él como su partido no lo están siendo tal como se aprecia en la ilustración adjunta. 

Sólo se puede entender que Soria no haya presentado su dimisión desde el mismo momento en que apareció en los Papeles de Panamá partiendo del estado de corrupción general que afecta a su partido y a la ineptitud, desfachatez y cinismo que está demostrando con su tolerancia quien lo preside, empeñado además en mantenerse como candidato a la Presidencia del Gobierno en las próximas y más que previsibles elecciones. Podría serlo con la ayuda de Ciudadanos, que ahora mismo no lo considera.


PS.- Es de recordar que recientemente, en el pograma Salvados de Jordi Évole, Mariano Rajoy dijo que asumiría responsabilidades si un ministro suyo era pillado en algo sucio.


DdA, XIII/3254