lunes, 29 de febrero de 2016

AMIANTO EN EL BELÉN Y EN LOS DEPÓSITOS DE AGUA POTABLE

Lazarillo

Desconocía que las empresas del amianto en España estuvieran durante tantos años bajo la gestión de la familia March, una de las más potentadas de España y entre las doscientas más potentadas del mundo. Juan March, como es sabido, fue el magnate que apoyó financieramente a Franco en su cruzada de liberación. Ayer en Salvados no estuvo presente ningún representante de las empresas que envenenaron la vida de miles de trabajadores en España. Renunciaron a dar la cara. Jordi Évole se limitó a leer un bochornoso y falaz comunicado parte de las mismas. Según Marta Barrera, abogada defensora de los trabajadores que sobreviven con sus condiciones vitales muy mermadas por la enfermedad, los procesoso judiciales llevados a cabo por las víctimas se resuelven a su favor en ¡¡¡¡siete u ocho años!!!!. El 80 por ciento muere antes. Prohibido por la Organización Mundial de la Salud en 1977, en España sólo lo fue a partir de 2002. Mientras tanto, los obreros de los Astilleros Bazán vieron mermar su salud hasta el punto que pudimos comprobar en el excelente programa de Évole. Hoy el amianto está prohibido en 55 países, pero en 15 se sigue permitiendo. Entre ellos están los emergentes: Rusia, China, Brasil...Hasta esta última nación viajó el periodista para informanos de que los mismos empresarios que envenenaron las vidas de los trabajadores en Europa, pusieron sus fábricas en Brasil. Uno de ellos, Stephan Schmidhein, acabó por vender sus acciones y pasarse a la defensa del medio ambiente. En Brasil llegaron a construirse depósitos de agua potable con amianto. Casi similar a lo que contó Marta Barrera, que en los belenes familiares de Navidad se echaba amianto para simular la nieve porque brillaba y era más bonito. Impresionante y magnífico programa de Salvados.

DdA, XII/3227