domingo, 17 de enero de 2016

"TODOS NÁUFRAGOS": ESPAÑA PERDIÓ CON LA DICTADURA EL SENTIDO COLECTIVO DE HONESTIDAD


Félix Población

A los sesenta años, el periodista Ramón Lobo, con una larga experiencia como avezado corresponsal del diario El País en los más graves conflictos armados que tuvieron lugar en los últimos decenios, ha dejado constancia de su memoria personal y familiar con un libro más que interesante. Con esa experiencia profesional detrás, Todos náufragos (Ediciones B) no se limita a fondear en la vida y circunstancias familiares del autor, que disecciona con rigor al hablar de su padre, sino que refleja la intrahistoria de la generación a la que Lobo pertenece, en pugna con la precedente y con las señas distintivas que sobre ésta marcó la dictadura.

Antes de escribir este libro, cuenta el periodista en las primeras páginas, leyó el que a edad octogenaria redactó su madre, echando mano de las nuevas tecnologías. Esas memorias encendieron la mecha que ha guiado a Lobo a escribir el suyo, buceando en los recuerdos y archivos de sus familiares, en los municipales y militares, en las hemerotecas, para sacar en conclusión lo que el título enuncia: un náufragio colectivo. A la hora de buscar las causas, no están solo en la Guerra Civil –dice el autor-, una catástrofe palpable: "Estamos destripados -afirma- por un siglo XIX sin apenas luces. Estamos aplastados por el Concilio de Trento frente al dios protestante, más pragmático y comercial, y por la saña de la Inquisición que preñó el franquismo y a la derecha recalcitrante que aún rechaza condenarlo”.

Se considera Ramón Lobo, como habrá muchos de su generación que compartan con él esa vivencia, un derrotado por el franquismo y una víctima de la Transición mal resuelta, incapaz de sacar a los muertos de las fosas comunes. Por eso ha sentido la necesidad -según expone- de desenterrar al niño desaparecido que podría haber sido y que no fue, y ponerlo en el lugar íntimo de la memoria que le corresponde.

Habría mucho que destacar en el libro de Ramón Lobo. De hecho, muchas de sus páginas han quedado subrayadas, como corresponde a una lectura reflexiva. Como colega y ciudadanos de este país, me quedo con la visita que el periodista hizo en Praga al escritor Ivan Klíma, que tiene obra traducida al castellano. A Lobo le gusta hablar con intelectuales, más que con políticos, a fin de dibujar el marco de sus crónicas, pues los periodistas han de ser buscadores de contextos, según Kapuscinski. Klima le dijo: “Cuando un pueblo ha vivido cuarenta años bajo una dictadura, ha perdido el sentido colectivo de honestidad”. El escritor recordó la de la Unión Soviética, en la Primavera de Praga, la de Marcos Jiménez en la Venezuela en que nació Lobo, y la franquista que el periodista soportó dentro y fuera de casa. Ésta nos dejó secos de moralidad, concluye

“Siento –escribe Ramón al final de su libro- que conecto con las generaciones de mi abuelo y bisabuelo, la España transformadora que fue destruida por la guerra y una dictadura de la que no hemos terminado de salir. Aunque tal vez parezca pretencioso, me siento continuador de esa España, de esa parte de la familia derrotada”, no de la que defendió su padre, combatiente en Rusia de la División Azul.



DdA, XII/3187