jueves, 17 de septiembre de 2015

EL JUEZ LÓPEZ, LOS POLÍTICOS Y LA GRAMÁTICA



 Fragmento del escrito del juez Enrique López.
Lazarillo

Casi todos los medios, salvo los adscritos ideológica y mercantilmente al partido en el Gobierno, se han hecho eco de la incultura ortográfica del juez Enrique López a propósito de un escrito suscrito por el mismo en el que se negaba a abstenerse en el llamado Caso Gürtel, de corrupta memoria. Se observará que si se consulta el texto [hágalo  aquí, en PDF, con los errores señalados] se observarán hasta cincuenta, entre erratas y faltas de ortografía. Se trata, como se sabe, de un juez que  pese a su relación con el PP nos quiere garantizar su independencia sin ningún tipo de reparo. Este Lazarillo se pregunta, a la vista de la decadente deriva cultural -aparte la moral- de la clase política desde los lejanos años de la Transición y la pobre y torpe capacidad de expresión de muchos señores diputados y senadores, cuántos de entre ellos serían capaces de redactar un escrito con total corrección gramatical y soltura redaccional. Cuentan los cronistas que lo vivieron que entre los diputados de la segunda República no había papeles en el atril de la tribuna y que muchos de los políticos de entonces hablaban con una precisión y dominio de la palabra que era pefectamente trascribible al papel, con la puntuación perfectamente marcada en cada pausa. O sea que no sólo se ha perdido ética en los tiempos corrientes, sino también gramática. Y no de la parda, que sobra.

DdA, XII/3082