miércoles, 23 de septiembre de 2015

AHORÁ SÍ DICE EL MINISTRO FERNÁNDEZ QUE ETA SE ACABÓ


Félix Población

Durante muchos años, España soportó la violencia del terrorismo etarra, que como es de recordar tenía por objetivo la independencia del País Vasco. En repetidas ocasiones, sobre todo durante la primera legislatura del gobierno de Rodríguez Zapatero, el Partido Popular se sirvió de las víctimas de ETA para emplearlas electoralmente a favor de sus aspiraciones políticas, teniendo como más bochornoso precedente la gran falacia de la autoría de los atentados del 11-M de 2004, que ningún ciudadano con dignidad debería olvidar a la hora de acercarse a las urnas.

Queda en la memoria de las hemerotecas el cúmulo de infamias perpetradas por el PP en contra de la política antiterrorista de Zapatero, siguiendo la estela de aquella trágica fecha. Sin embargo, no hay ninguna duda para los analistas que estudien esas páginas de nuestra historia reciente con objetividad, que fue la estrategia antiterrorista de un gobierno del PSOE la que consiguió a la postre que ETA dejara de matar. 

Claro que para el actual ministro del Interior, al menos hasta ayer, el fin de ETA sólo se podría considerar cierto en el momento en que la organización terrorista se disolviera y entregara las armas. Hete aquí, empero, que el Partido Popular se encuentra en puertas de unas elecciones generales que prometen ser reñidas y que probablemente pierda. Y hete aquí que en estas circunstancias una exitosa labor policial logra ayer la detención de dos de los cabecillas de la cúpula  etarra.

Pues bien, para el ministro Fernández ya no es requisito para el final de ETA que la organización se disuelva, entregue las armas y pida perdón por sus crímenes. Ayer, a poco más de dos meses de la celebración de los nuevos comicios, el ministro del Interior afirmó que ETA ha tocado a su fin. Estoy por asegurar que en la campaña electoral del PP no desaprovechará esas palabras del ministro Fernández para tratar de ganar votos nuevamente. ¿Qué se juegan?

DdA, XII/3087