sábado, 15 de agosto de 2015

HOY ME ACUERDO DE LUKÁNIKOS, EL PERRO DE SYNTAGMA

Lazarillo

Hoy me acuerdo de Lukanikos porque he leído estos titulares en el diario El Mundo: "La 'Troika' regula en Grecia desde el uso de aspirinas hasta las horas de clase que se imparten. El tercer rescate acordado con los acreedores obliga al país a una supervisión extrema y a un ahorro de hasta el 5% de su PIB".
 
Lukánikos fue uno de los protagonistas de las protestas griegas entre 2010 y 2012. Lo vimos en multitud de fotos, acompañando a los manifestantes, manteniendo a raya a la policía e incluso alejando las bombas de gas lacrimógeno que arrojaban los ajentes. Lukánikos murió el pasado mes de octubre a los diez años de edad como consecuencia de un fallo cardiaco, según informó el diario griego Avgi. Sufría problemas respiratorios por la inhalación de esos gases lacrimógenos, además de otras dolencias resultado de los golpes que había recibido de la policía. Cuando comenzaron las manifestaciones en protesta por el programa de ajuste impuesto al país, Luk se puso de lado de los ciudadanos. Desde 2008 el perro de color canela vivía en la plaza Syntagma de Atenas, donde se encuentra el Parlamento griego. Le pusieron Lukánikos de nombre (salchicha en greigo) por las que le daban los manifestantes. Cuando la revista Time nombró persona del año al “manifestante”, incluyó un especial dedicado a este perro, bajo el nombre The Riot Dog. No es el único homenaje que ha recibido: cuenta con canción y vídeo en Youtube, y en el barrio madrileño de Lavapiés hay un bar que lleva su nombre. En 2012, Luk tuvo que retirarse de las manifestaciones por los ya mencionados problemas de salud. Desde entonces vivía alojado con una familia ateniense. Esta mañana, al leer que La Troika regulará en Grecia desde el uso de aspirinas hasta las horas de clase que se impartirán en los colegios, este Lazarillo se ha acordado de Lukánikos.

DdA, XII/3054