martes, 18 de agosto de 2015

CAROLINA MARÍN, PEMÁN Y EL ALCALDE DE CÁDIZ

Captura de pantalla 2015-08-17 a las 10.41.13  
Félix Población

Tras la consecución de su segundo título de campeona del mundo de badminton, la por muchas razones admirable deportista onubense Carolina Marín escuchó en el podio un fragmento de la letra compuesta por el escritor gaditano José María Pemán para la Marcha Real, declarada himno nacional por quien el diario ABC de Sevilla consideraba en mayo de 1937 Jefe del Estado, Francisco Franco. 

A la misma hora en la que se debatía en Jerez -leíamos el pasado 30 de julio en Andalucía Información-  la propuesta conjunta de Izquierda Unida y Ganemos Jerez sobre la retirada del busto de José María Pemán del Teatro Villamarta, en Cádiz le preguntaban al alcalde de la ciudad, José María González, si iba a plantear el cambio del nombre al Teatro Pemán en base a la Ley de Memoria Democrática. Lejos de compartir discurso con los referentes de la izquierda en Jerez, González expuso que José María Pemán “ha sido y será de forma indeleble uno de los mayores representantes de las letras gaditanas". 

El grado de identificación de Pemán con el franquismo fue tanto que el fallecido dictador le encargó la misión de anunciar la toma de Madrid en octubre de 1936, circunstancia frustrada por la resistencia heroica que presentó la ciudad entonces. También estuvo presente el escritor y poeta en el incidente que tuvo lugar en el paraninfo de la Universidad de Salamanca, el 12 de octubre de 1936, cuando su rector Miguel de Unamuno se enfrentó con el general felón Millán Astray, fundador de la Legión: "Venceréis pero no convenceréis. Venceréis porque tenéis sobrada fuerza bruta, pero no convenceréis porque convencer significa persuadir". 

La intervención de Unamuno supuso su destitución y el arresto domiciliario, circunstancia en la que falleció repetinamente el 31 de diciembre de ese mismo año. Con motivo del primer Desfile de la Victoria, celebrado en mayo de 1939, José María Pemán escribió estos versos correspondientes a su poema Vamos a ver al general, recogidos por Rodríguez Puértolas en su Historia de la literatura fascista española:

"Nosotros somos la progenie
de la infinita claridad:
de las palmeras sobre el cielo
y de las velas sobre el mar.
Nuestro grito es : ¡Franco!, ¡Franco!,
Dios y España nuestro afán.
Nuestra guerra tiene un fondo
latino, de claridad:
exactitud, nuestro lema,
perfiles, nuestro ideal,
y nuestro Caudillo un rostro 
bañado de humanidad".

DdA, XII/3057