lunes, 8 de junio de 2015

FELIPE GONZÁLEZ, LOS DERECHOS HUMANOS Y "EL CARACAZO"

Foto de Emilio Silva.

Félix Población

A juzgar por las primeras fotografías de la llegada del expresidente Felipe González al aeropuerto de Caracas, llegada que se produjo con toda normalidad, no parece que la libertad de expresión esté tan amenazada en Venezuela como propalan los medios de comunicación convencionales de nuestros país. 

González contó con muchos micros para dar a conocer sus intenciones, que no son otras que las de ser asesor técnico externo en la defensa de Antonio Ledezma y Leopoldo López, supuestos opositores políticos, a los que el gobierno de aquella república ha encarcelado por sus intentos desestabilizadores. La presidenta del Tribunal Supremo de Justicia venezolano (TSJ), Gladys Gutiérrez, reiteró  que el expresidente del Gobierno español Felipe González no podrá sumarse a la defensa de los opositores presos en el país, porque él no puede ejercer como abogado en Venezuela.



El expresidente Felipe González responde a las preguntas de los periodistas a su llegada el aeropuerto internacional Simón Bolívar. MIGUEL GUTIÉRREZ (EFE)
El celo puesto por González en la defensa de los derechos humanos en Venezuela contrasta con su actitud a lo largo de los muchos años que ha sido presidente del Gobierno en España (1982-1996). Durante ese periodo, don Felipe no solo no hizo nada por rescatar del olvido a los más de cien mil (114.226) republicanos enterrados sin nombre en las fosas y cunetas donde fueron enterrados por sus asesinos, sino que tampoco recordamos una sola declaración suya que, a posteriori, haya tenido en cuanta la indignidad que para un país democrático supone seguir manteniendo esta lacra. 

¿Puede quien así se ha comportado en su propia nación con la víctimas de la dictadura franquista, nación a la que gobernó durante casi catorce años, mostrar tal grado de sensibilidad en lo que compete a los derechos humanos en Venezuela, sin que se le caiga la cara de vergüenza? Da nuevamente mucha grima observar hoy la portada del diario El País donde se nos dice, a cinco columnas, que la llegada de Felipe González a Caracas "arrincona al régimen chavista". 

Es de recordar, para reafirmar la impresión que nos causa esa bochornosa primera página del citado periódico, lo que quedó archivado en las hemerotecas según una información publicada también por el mismo rotativo el 2 de marzo de 1989. Tan solo dos días después de la violenta represión del Estado venezolano que bajo el nombre de "El Caracazo" costó la vida de al menos 3.000 personas en la capital de aquel país, el entonces presidente del gobierno español llamó por teléfono a su par en Venezuela, Carlos Andrés Pérez -con el que le unía una estrecha amistad-, para ofrecerle 600 millones de dólares a fin de  “ayudarle en tan críticos momentos”. 
DdA, XII/3023