jueves, 5 de marzo de 2015

OPORTUNISMO POPULISTA DE SÁNCHEZ ANTE LA AUSENCIA DE RAJOY EN EL EBRO

Lazarillo

Al margen de que se lo pudiera calificar de electoralista, a la vista de los próximos comicios municiplaes y autonómicos, este Lazarillo considera que un presidente del Gobierno como Dios manda -según manida expresión de quien ocupa ese cargo- sí debería haberse desplazado a aquellos lugares más afectados por las recientes inundaciones del río Ebro, que ha ocasiones graves pérdidas, sobre todo en los sectores ágricola y ganadero. Pero don Mariano se ha mantenido plasmado, como en él es habitual, ajeno no solo a la realidad cotidiana que vive su país -según demostró desde la tribuna del Congreso-, sino a la que -como en el caso de Aragón- tiene carácter de catástrofe.

Como no podía ser de otro modo en quién aspira a sustitituirle, Pedro Sánchez sí pasó por aquellas tierras inundadas y aprovechó la ocasión para caer en puro y manifiesto populismo, término del que abusan tanto el Partido Popular como el Partido Socialista para referirse a Podemos. El secretario general del PSOE pidió a Rajoy que saliera de La Moncloa y "pisara el barro", antes de que se apruebe el real decreto ley con medidas de emergencia para atender los daños causados por la avenida extraordinaria del Ebro. 

”¿Qué coño tiene que pasar en este país para que Rajoy salga de la Moncloa y esté con los vecinos?”, se ha preguntado Sánchez en la localidad de Pradilla de Ebro, una de las poblaciones zaragozanas afectadas por esa avenida. El líder socialista se ha mostrado “absolutamente indignado” por la “descordinación”, “desgobierno” e “irresponsabilidad” ante esta crecida, cuyos efectos sí ha conocido en él en directo. Teniendo razón, a mi juicio, en reprocharle a don Mariano su ausencia, creo que Sánchez debería haber eludido hacerla pública. Da a su visita un tinte de oportunismo político que aquel desastre y quienes lo han sufrido no se merecen.  

DdA, XII/2938