miércoles, 11 de marzo de 2015

MANUELA CARMENA, ALCALDESA DE OTRO MADRID

Félix Población

Se me va a disculpar el título dado a este artículo, ajeno totalmente a la realidad, pues ni se han celebrado las elecciones municipales y autonómicas, ni Manuela Carmena ha sido elegida, por lo tanto, para tal cargo. Si lo hago es por haber celebrado que Podemos (a través de Ahora Madrid), el último partido en decidir su candidato o candidata a la alcaldía de la capital del Estado, haya acertado de modo tan pleno y convincente al presentar a la exjueza Manuela Carmena. La exmagistrada ha aceptado el ofrecimiento del secretario general en la capital, Jesús Montero, para postularse a las primarias que designarán al candidato a la Alcaldía de Ahora Madrid, la candidatura conjunta de Ganemos y Podemos en la ciudad.

Quien fuera vocal del Consejo General del Poder Judicial tiene 70 años, una edad que rompe con mucho la medía de los cargos orgánicos dentro de Podemos. A su indudable prestigio como jurista, une una brillante capacidad de gestión y un conocimiento profundo de las estructuras del Estado. Su pensamiento político sintoniza, además, con el del partido de Pablo Iglesias. “Es urgente cambiar la Constitución del 78 para acoplarla a las necesidades de la ciudadanía, como en otros países. Es cierto que en la Constitución existe un cierto marco para la intervención, pero no lo hemos sabido aprovechar”. 

Líder estudiantil contra el franquismo, Carmena vivió muy de cerca el atentado contra los abogados de Atocha, que acabó con la vida de varios de sus compañeros y amigos, y ha sido relatora de la ONU. Leo que en los últimos años ha compaginado la publicación de libros con la promoción de la vida activa y el emprendimiento entre las personas de la tercera edad. Inseparable de su bicicleta, en la que suele pasear por el madrileño barrio de Malasaña, tiene en esta zona la sede la asociación que preside.

Manuela Carmena entiende que el principal modo de articular una sociedad mejor pasa por establecer nuevos mecanismos de participación social y abrir las instituciones a la ciudadanía. Para ella es preciso reinventar la justicia y transformar la sociedad. Con ese criterio va a enfrentarse en las urnas, sobre todo, a Esperanza Aguirre, expresidenta de la Comunidad de Madrid bajo cuya gestión se dieron los casos de corrupción política y financiera más sonados del vigente y decadente régimen. 

Si los madrileños reconsideraran quién es una y quién es otra, creo que no habría duda a la hora de titular este post tal como he escrito. Madrid se lo merece después de tanta y tantos años de política nauseabunda. Con esos precedentes, el nombre de Carmena suena a verdadera y necesaria regeneración.

SIN ÁNIMO DE COMPARAR


DdA, XII/2945