lunes, 12 de enero de 2015

LA VOZ DE VOLTAIRE EN LAS CALLES DE PARÍS

Félix Población

La fotografía, como se sabe sobradamente en la profesión, es una herramienta esencial en el periodismo informativo, de la que ayer quedó constancia una vez más si se observa el álbum de excelentes imágenes que dejó la jornada multitudinaria vivida en París, en defensa de la libertad de expresión y contra el brutal atentado que costó la vida a quince personas, entre las que se cuentan esos diez inolvidables dibujantes y redactores de la revista Charlie Hebdo

Si se me pidiera cómo resumir esa fecha sin duda histórica en el vecino país, que vivió en su capital la manifestación más numerosa desde la liberación de París del nazismo, tendría en cuenta dos declaraciones. La primera es de Jean Marie Le Pen, fundador del partido ultraderechista Frente Nacional y con cuya líderesa Marien Le Pen obtuvo el FN la victoria en las pasadas elecciones europeas del mes de mayo: "Toda esta gente [en relación a la multitudinaria manifestación de ayer en París] que ha marchado bajo la pancarta 'Yo soy Charlie' son en realidad payasos responsables de la decadencia de Francia".  

La segunda se le atribuye a Voltaire, por cuyo espacioso boulevard parisino discurrieron ayer domingo cientos de miles de ciudadanos: "Estoy en desacuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo". Sería deseable que la voz de Voltaire, la que ayer se escuchó entre los manifestantes en París, primara la próxima vez en la urnas de Francia.

Creo que sobre esa cuestión podría versar el mensaje de la fotografía que ilustra este post, tuiteada por el diario Le Monde con la sabia y aguda hechura de todo un editorial: medio centenar de mandatarios y líderes políticos de diversos estados concurrieron ayer a la cita en la capital del Sena, pero el espacio de nadie marcado por razones de seguridad sugiere que entre quienes van en la cabeza de la manifestación y entre la ciudadanía que va detrás media una distancia real, equivalente a la que denuncian los precedentes de algunos de los políticos extranjeros concurrentes y que ayer nos especificaba Daniel Wikham con la precisión y oportunidad informativa propias del caso.


DdA, XII/2.895