sábado, 20 de diciembre de 2014

LO DE ABELARDO Y EL SPORTING DE GIJÓN

Félix Población

Aunque solo sea por una vez, permítaseme hablar de fútbol a cuenta de mi muy querido club el Sporting de Gijón, tan vinculado a los más intensos recuerdos de mi niñez y primera adolescenecia. Si lo hago no es solo por resaltar que el equipo ha superado esta temporada todos los records de imbatibilidad en segunda división y que con el potentando Bayern de Munich es el único de Europa que no ha perdido hasta ahora ni un solo partido. 

Tampoco porque el Sporting no haya verificado este año ni un solo fichaje y se abastezca exclusivamente de la cantera de Mareo, unos futbolistas que cuando luchan en el campo saben que lo hacen por una querencia real y asumida desde guajes a los colores del club, pues son conscientes de que la memoria de ese club está muy arraigada en una de las aficiones más modélicas y entregadas del país

Escribo porque acabo de leer en Asturias24 que el entrenador del Sporting, Abelardo, otrora excelente jugador del club rojiblanco, del Barcelona y la selección nacional, ha estallado ante la difícil situación que atraviesa la entidad, con una venta que no acaba de cuajar, y de cuyas gestiones no sabe nada. “Creo que este grupo, los jugadores y los técnicos, nos merecemos saber algo de lo que está sucediendo. No sabemos nada. Ni quiénes van a venir ni cómo. Hay futbolistas que no cobran y ahí están, dándolo todo por el Sporting”, ha dicho en Mareo. 

El técnico ha defendido a su plantilla con la rotundidad que acostumbra desde que se hizo cargo del equipo: “Con ellos voy a muerte”. Y ha agregado: “Necesitaríamos saber algo de lo que está ocurriendo. Yo no sé nada”. Abelardo cree que el grupo “se merece un monumento”. Porque pese a la incertidumbre sobre el futuro de la sociedad, se unen los impagos, una crisis que no afecta a los resultados. “El compromiso de técnicos y jugadores está fuera de toda duda. Otros jugadores habrían tomado otra serie de medidas, que no van a tomar porque aman a este club”. Abelardo ha aclarado que al hablar de medidas no se refería a denunciar al club “sino a hablar con la prensa. Ellos están centrados en los partidos”. 

Nada que añadir, a no ser la necesidad de compartir esa protesta y solicitar de la afición sportinguista aún mayor y más entusiasta apoyo al equipo. En un tinglado tan sucio y que tanto dinero mueve como el negocio del fútbol, saber que lo de Abelardo y el Sporting es no solo posible sino constatable jornada tras jornada mueve al más entregado y mejor de los aplausos. Si el fútbol fue sobre todo deporte, hace algún tiempo, lo futbolistas del Sporting están en ello. Gracias por respetar tan a fondo la memoria rojiblanca.

DdA, XI/2876