martes, 4 de noviembre de 2014

PODEMOS GOBERNARÁ ESPAÑA MÁS PRONTO QUE TARDE

 Acto fundacional de Podemos en el Teatro del Barrio de Madrid. Que la modestia del recinto no les haga olvidar
nunca a sus promotores esos orígenes y estén siempre cerca de ellos.
 
Fernando de Silva

Unos días antes de las elecciones europeas de mayo de 2014, publicaba un artículo en el que afirmaba que Pablo Iglesias era un líder carismático que otros patidos desearían tener; más de uno me tildó por entonces de idealista, ingenuo y visionario. Han pasado seis meses, y cuando solo ha transcurrido una semana  desde que Podemos se ha puesto de largo aprobando su  esquema organizativo interno y sus principios éticos, en una Asamblea que pasará a la historia por ser modelo de democracia interna, transparencia  y participación ciudadana abierta, y ni tan siquiera ha tenido tiempo para elegir a su Secretario General, la encuesta de Metroscopia que publica hoy El Pais  la convierte en primera fuerza política en intención de voto si ahora se celebrasen elecciones.

Los dos grandes partidos, creyendo que era flor de un día,  no se han tomado en serio este proyecto ciudadano ilusionante, tratando de anularlo con insultos y descalificaciones continuas, que han ido en aumento en la última semana cuando ya se iban conociendo algunos datos de la encuesta del CIS, aún pendiente de públicar. Ahora ya es tarde, PP y PSOE han perdido el rumbo desesperados por su incapacidad para reaccionar, porque no saben. Llevan décadas  creyendo que con palabras huecas, promesas incumplidas y mentiras disfrazadas de eufemismos se puede gobernar un país, pero los ciudadanos les están diciendo que basta ya de tanta demagogia y manipulación, que ahora solo quieren hechos, soluciones, caras nuevas y otra forma de hacer política.

Hace unas horas Podemos era el centro de atención de todas las tertulias de ámbito nacional, en las que los politicos y sus afines medios de comunicación insistían en que su programa era inviable, el calificativo más suave era tildarles de populistas, y más de uno afirmaba que representaban a un marxismo leninismo caduco y fracasado. Y todo porque la nueva formación política incluye en su programa la solución para acabar definitivamente con la pobreza en nuestro país, que se podría financiar con la persecución implacable del fraude fiscal de las grandes empresas, así de sencillo. Y esto, los de siempre, vendidos a los intereses financieros y especulativos, no lo ven posible, sencillamente porque no les dejan los dueños del dinero.

La corrupción se ha convertido en la gran preocupación de los ciudadanos, que han dejado de creer en unos políticos que les roban a diario, y se apropian de dinero público, convirtiendo en su propio cortijo las instituciones democráticas. A los políticos de los partidos de la casta se les llena la boca con frases grandilocuentes, afirmando que ellos son honrados y que están dispuestos a tomar medidas contundentes contra la corrupción, que nunca llegan; y cada día nos encontramos con un nuevo caso  en el que están implicados muchos de aquéllos que nos han querido dar lecciones de ética y honestidad. Pero, a quién creer, cuando el mismo presidente del Gobierno ha sido acusado de haber cobrado sobres en negro, o su propio partido se viene financiando de forma ilegal desde hace décadas. Parece evidente que quienes son los culpables de los problemas no son  las personas adecuadas para buscar las soluciones; pero son incapaces de marcharse y asumir sus responsabilidades, y de ahí a su fracaso total solo hay un paso.

El espejismo ya no es tal.  Ahora es posible que los ciudadanos tomemos el poder de forma pacifica y democrátrica. Nuestra país necesita gente nueva, que ilusione; lo viejo, manchado y sucio ya es caduco y ha dejado de ser operativo. Pero que nadie piense que esto va a resultar fácil, cuando esquinas a un perro rabioso se volverá más colérico aún, y trataré de morderte. Pero es cuestión de meses, o de semanas, porque el cambio llama a la puerta y ya no hay quien lo pare.

Por cierto, bajo el lema “que viene el coco”,  PP y PSOE preparan, entre bambalinas, un pacto para acabar con Pablo Iglesias y compañía. Pero ya es tarde, la táctica del miedo ya no funciona, y si no reaccionan de inmediato y de verdad, es muy posible que en la próxima encuesta Podemos afiance su primacía, y se pronostique una victoria por mayoría absoluta, tiempo al tiempo. El 26 de mayo de 2014, cuando la nueva formación había obtenido 5 eurodiputados, su líder afirmó que no estaba contento con el resultado, que lo que quería era gobernar este país. Y puede que lo consiga más pronto que tarde.
                                  DdA, XI/2835