miércoles, 19 de noviembre de 2014

MORDAZAS CONTRA PEDRO JOSÉ RAMÍREZ

 Pedro J y Rosa Díez se llevan muy bien
Félix Población

Resulta bien sabido por quienes leen ocasionalmente o siguen a diario esta modesta bitácora de la actualidad, que quien la suscribe no tiene especiales simpatías por Pedro José Ramírez, el exdirector de Diario16 y El Mundo, a quien sí considera, sin embargo, como un magnífico hacedor de periódicos, aunque no comparta la línea editorial ni informativa de sus hechuras. Ramírez, como se sabe, tiene estipuladas unas condiciones con la empresa del último de los diarios citados, que le mantienen poco menos que amordazado para expresar sus ideas, si no fuera porque de vez en cuando nos llegan a través de las redes sociales. 

Esto quiere decir que el afamado periodista no puede acceder a ningún otro medio para publicar sus artículos hasta en tanto no se extingan esas condiciones al cabo de dos años. De ahí que su proyecto de "El Universal", su nuevo periódico, deba posponerse por ahora, con Pedro J un tanto estresado por la espera. La última mordaza se la acaba de imponer La Esfera de Los Libros, editora de Unidad Editorial (la empresa del diario El Mundo), suspendiendo el acto de presentación del libro de Ramírez, que lleva por título el unamuniano Contra unos y otros, y que es un compendio de los artículos publicados por el periodista en el citado rotativo entre 2006 y 2014, o sea, durante las gobiernos de Zapatero y Rajoy. 

El evento, previsto para el 3 de dieciembre en el Ateneo de Madrid, ha sido cancelado ante la posibilidad de que Ramírez aprovechase la ocasión para arremeter contra la direción actual del diario y el grupo editorial, dadas las últimas acometidas entre el actual director y el exdirector del rotativo. Tenemos, por lo tanto, a una editorial que aborta un acto publicitario de uno de sus productos, al mismo tiempo que aplica la censura sobre lo que el autor de ese producto pueda decir como promoción de sí mismo y del producto, en evitación de que la casa madre de la editorial y el diario El Mundo sufran las consecuencias.

¿Qué libertad de expresión es ésa y qué solidez puede tener ese periódico para temer la crítica de su fundador hasta tal punto? ¿Tan débil es la vigente linea de flotación del diario como para quedar en evidencia con esas censurables mordazas contra Ramírez? ¿Qué será de El Mundo entonces cuando El Universal aflore con viento a favor y a toda vela por la ruta del centro político, siempre tan acomodaticia? Cabe esperar que una cabecera devore a la otra en razón a su magnitud.

Puntos de Página 

DdA, XI/2847