lunes, 3 de noviembre de 2014

JOSEP SOLER TAMBIÉN RECHAZA LA MEDALLA DE ORO EN BELLAS ARTES COMO REPULSA A LA POLÍTICA DEL GOBIERNO

Lazarillo

Después de Jordi Savall, que rechazó hace unos días el Premio Nacional de Música, le ha tocado al compositor también catalán Josep Soler i Sardà negarse a recoger la Medalla de Oro al Mérito en la Bellas Artes que otorga el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte que malgobierna el señor Wert, incapaz este año de proyectar un solo homenaje al poeta Antonio Machado, fallecido en el exilio hace 75 años. Soler ha querido así mostrar su desacuerdo con las políticas culturales y educativas del Ejecutivo de Mariano Rajoy. El artista catalán ha afirmado, en declaraciones a EFE, que "aceptar el reconocimiento sería aceptar la autoridad del Gobierno español y yo no quiero saber nada del ministro Wert ni del gobierno de Rajoy, porque a ellos no les interesa en absoluto ni la cultura ni la educación". El compositor de 78 años, quien ya ha enviado un burofax para informar de su decisión, ha dado clases en el Conservatorio Municipal de Música de Barcelona y en el Conservatorio Profesional de Música de Badalona, centro dirigió. "Como profesor he sufrido mucho con estos señores que gobiernan España y que nos han engañado a todos. No están haciendo nada de lo que prometieron y están acabando con la cultura y la educación", ha señalado.

La lista de artistas que renuncian a galardones oficiales es larga. Javier Marías, aunque había avisado muchas veces, causó cierto revuelo al rechazar el Premio Nacional de Narrativa que le concedía el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes. El escritor rehusó los 20.000 euros del galardón por coherencia y porque le “parecería una sinvergonzonería” aceptarlo. Otro de los casos sonados en España fue el de Santiago Sierra, a quien el Gobierno le concedió en 2010 el Premio Nacional de Artes Plásticas. En una carta que hizo pública el creador –donde se definía a sí mismo como “un artista serio”– argumentaba que “los premios se conceden a quien ha realizado un servicio, como por ejemplo a un empleado del mes". De este modo, por “sentido común”, no podía aceptar un reconocimiento de “un Estado que pide a gritos legitimación ante un desacato sobre el mandato de trabajar por el bien común, sin importar qué partido ocupe el puesto”. Nunca se había observado en la reciente historia de España tal acumulación de rechazos por parte de los artistas y escritores galardonados a los premios nacionales otorgados por el Gobierno de la nación. ¿Sentirá el tutular de ese departamento la vergüenza que tal proceder comporta para su gestión? No, aunque lo suyo sea la tauromaquia, no tiene vergüenza torera ni ninguna otra.

                          DdA, XI/2834