jueves, 30 de octubre de 2014

ZARATUSTRA Y EL HOMBRE DE LA TARJETA NEGRA

 
Antonio Aramayona

Cuando llegó a los bosques, encontró a un hombre bien trajeado que portaba en su mano una tarjeta negra en la que se daban cita todas las cloacas del mundo. "¿Qué estás haciendo aquí?", le preguntó Zaratustra. "Intento deshacerme de esta tarjeta y encontrar una explicación que suene a verosímil cuando me pregunten en la ciudad", respondió el hombre trajeado. "Una sola vez se nace y se muere. ¡Qué manera tan extraña tienes de echar a perder tu vida!", exclamó Zaratustra.
El hombre trajeado quiso reírse de aquel hombre tan deslenguado, pero fue en vano. Amagó un inicio de huida, pero sus pies permanecieron clavados en el musgo y las hojas secas del bosque. "Zaratustra es mi nombre", le dijo su interlocutor, "busco a personas que amen su humanidad sobre todas las cosas. Son la esperanza del mundo".
Cuando Zaratustra estuvo solo de nuevo, habló así a su corazón: "¡Será posible! ¡Este hombre disfrazado de las cloacas no ha oído todavía nada de que su mentira ha muerto!".
Zaratustra llegó a una ciudad situada al borde de los bosques, encontró reunida en el mercado una gran muchedumbre, pues estaba anunciada la exhibición de un volatinero. Y Zaratustra habló así al pueblo: "No os dejéis embaucar por promesas eternas y eunucos que predican lo infinito. Amad la tierra, amad el camino angosto. Rebelaos contra quienes dicen ser vuestros señores y amos. Somos libres, somos iguales. No ingiráis más el bebedizo que os adormece y os deja inanes. Yo os enseño la dignidad rebelde, que nada teme. Abrazad vuestros derechos, son los que os identifican como humanos. Los derechos no se dan o se recortan, pues os constituyen esencialmente como seres humanos dignos".
Salió entonces a su paso el brujo del pueblo, diciendo: "No seas blasfemo ni te metas con mis amigos, que al fin y al cabo son los que me dan de comer y de vestir. Tenemos nuestros propios dioses, que nos prestan consuelo y prometen una bienaventuranza sin fin después de la penuria. Anda, vete ya, Zaratustra, aquí sobras". Pero Zaratustra le respondió: "No sigas mintiendo con las rodillas clavadas en el barro de la tierra, postrado ante el humo y la niebla de vuestros delirios. Si algo tienes que enseñar, habla del maravilloso sudor de dos cuerpos amándose sin cesar durante la noche, habla de la tierra, de un mundo sin cloacas, de la revolución exterior e interior, de las viviendas que protegen del frío y de la lluvia en lugar de ser objeto de desahucio, de la muerte digna tras una vida digna, y deja ya delinquir contra la tierra, de asfixiar el sentido de la tierra con tu fétido humo y tus engaños". "El disfraz", prosiguió Zaratustra, "es algo que debe ser superado. Algunos fantoches, con traje caro y tarjeta fraudulenta, os quieren hacer retroceder hasta el hedor de sus cloacas. Decíos siempre con orgullo que queréis ser ante todo el sentido de la tierra, abiertos al devenir de la vida. Sois el gran deseo que late dentro de vosotros y que podéis compartir con todos los deseos limpios y rebeldes del mundo". "¡Calla de una vez, que alguien encienda la tele o que salga ya el volatinero!", gritó un vecino desde la taberna del pueblo.
Zaratustra contempló entonces a la gente que deambulaba a su alrededor, indiferente, y sus ojos se llenaron de preguntas que horadaban su corazón. Después caminó durante horas a la luz de las estrellas y en medio del bosque se quedó dormido hasta que, brillando ya el sol en lo alto, un niño lo despertó. "¿Cómo te llamas, niño?", preguntó. "Zaratustra", respondió el niño. "Como yo...", musitó Zaratustra.
Así habló Zaratustra al final de su caminar: "La felicidad no es una meta, sino la consecuencia de lo que hemos hecho con y de la vida. Por eso podemos decirnos finalmente: todo ha merecido la pena. Vivir es con-vivir. Luchar por algo valioso con otros. Compartir el sol, el agua, el pan y el aire. Agradecer la palabra y el silencio. Extasiarse con la caricia. Residir en la mente y en el corazón ajeno. Recitar poemas que alivian la fiebre. Contar cuentos de final feliz. Y sonreír en la fiesta, el placer y la alegría, también en el dolor, el espanto y la zozobra".
Así habló Zaratustra ...

The Huffington Post   DdA, XI/2830