miércoles, 8 de octubre de 2014

RAJOY Y MAS TAPAN SUS VERGÜENZAS CON EL "PROBLEMA CATALÁN"

Fernando de Silva

Los políticos de toda la vida pueden ser corruptos y mentirosos, pero no tienen un pelo de tontos, y hasta en los momentos más críticos nos siguen manipulando; las cortinas de humo para tapar los problemas reales  son un método muy eficaz, y caen en la trampa hasta quienes presumen de moverse bien en las tinieblas. Todo está estudiado, buscan escenarios suntuosos, yerguen sus cuerpos pronunciando palabras solemnes, se convierten en defensores de la legalidad democrática, y hasta son capaces de fingir que se creen lo que dicen y lo que hacen.

Lejos de lo que algunos piensan, al PP y al Gobierno, aunque sea a costa de suicidarse políticamente en Cataluña, les está viniendo muy bien el enfrentamiento con Mas y compañía, y les permite gobernar con "aparente" dinamismo, aunque sea a costa de olvidarse de afrontar y resolver los problemas reales de los ciudadanos, y mientras con su boca se esfuerzan en defender la ley, con su mano derecha son capaces de liquidarse la Ley de Dependencia, arrojando a los pies de los caballos  a decenas de miles de personas que precisan una protección especial.

Llevamos meses observando cómo unos y otros a diario repiten de forma incesante las mismas palabras, con los mismos gestos, hasta aburrir a propios y extraños. Pero la táctica les va bien y el problema catalán se ha convertido en el centro de atención de todo. Y, estaréis de acuerdo,  resulta tedioso y aburrido, pero eficaz para ellos en sus objetivos.

Esta semana han pasado muchas cosas, demasiadas, para confirmar que la corrupción campea por sus fueros, que  la recuperación económica es una mentira más de un Gobierno farsante y tramposo, y que se sigue estrangulando a los más débiles para continuar enriqueciendo a los más poderosos. Pero los telediarios y las cabeceras de la prensa de papel sólo hablan del problema catalán, sin que nadie se percate de que ha sido creado y fomentado por Mas y Don Mariano para tapar sus vergüenzas, que son muchas, y muy asquerosas.

Se define la política como una rama de la moral --quién lo diría-- que se ocupa de la actividad, en virtud de la cual una sociedad libre, compuesta por mujeres y hombres libres, resuelve los problemas que le plantea su convivencia colectiva. Por lo que podemos afirmar que Gobierno central y Generalitat, capitaneados por dos personajes siniestros, desagradables y carentes de escrúpulos, practican a diario el "noble" arte de la antipolítica. Aunque eso sí, si algún día se necesitasen, sin ruborizarse cambiarían de escenario, de actitud y de lenguaje, y pasarían del "Pujol, enano, habla castellano" al "hablo catalán en la intimidad". ¿Les recuerda algo?; pues es la historia reciente de un personaje repulsivo y despreciable.

En palabras de Jesús Maraña, Rajoy y Mas se han convertido en "dos locos hablando solos mientras caminan cada uno por su acera". Pero no los minusvaloremos por ello, van a lo suyo, y nada más que a lo suyo. Y están haciendo mucho daño al país,  a los ciudadanos, y a la decencia. Es lo que pasa cuando los mediocres sin conciencia alcanzan el poder, y con nuestros votos, que ya es el colmo.


                               DdA, XI/2809