viernes, 10 de octubre de 2014

EL EXMINISTRO GALLARDÓN ES UN CIUDADANO GUARRO

Lazarillo

Que ese señor haya sido ministro, haya aspirado incluso a liderar el partido que gobierna y poder desempeñar, por los tanto, la presidencia del país, sumando a esos cargos y ambiciones los de haber sido alcalde de Madrid y presidente de la Comunidad del mismo nombre, deberían ser motivos suficientes como para, cada vez que saca a pasear a su perro por la zona de Alonso Martínez de la capital de España se comportara como un diligente y pulcro ciudadano con mucho más motivo que cualquier otro,  pues bajo su gobierno estuvo la ciudad y la región que lo votaron. Si este caballero, con esos antecedentes y aunque solo fuera por cuestión de imagen, no es capaz de agacharse en la calle, una vez que su perrito ha defecado, a fin de privar a sus conciudadanos de la mierda depositada por su mascota, no solo cabe el calificativo de guarro aplicado a su persona, sino que da pie a pensar que similar comportamiento podría haberle acompañado en su dilatada vida política. Si a este señor, sobradamente reconocido por sus conciudadanos, le importa un bledo que cualquiera de ellos pueda hacerle el retrato de su desidia y falta de elemental civismo en la vía pública, ¿qué podemos pensar de sus cualidades como gobernante? 


                                  DdA, XI/2811