miércoles, 29 de octubre de 2014

¿CASTA O MAFIA CASTIZA?

Pilar Sánchez Vicente
En pleno proceso de  Degeneración democrática, no hay día en que no nos levantemos con uno o cincuenta y uno políticos imputados, detenidos, acusados… (Condenados pocos, solo jueces) ¿Quieren que les enumere las causas de corrupción abiertas? Bárcenas, Gürtel, Noos, Emperador, Pujol, Palma Arena, los ERES, Baltar, Pokemon, Fabra, Palau, Pretoria, Malaya…¡y los que me quedan en el tintero! Mire este mapa de casos que pone los pelos de punta..
Está claro que la crisis fue un invento, la típica distracción del embaucador para robarnos la cartera. Aquí lo que se produjo fue un desfalco de los caudales públicos, es lo malo de poner al zorro al cuidado del gallinero, se lo advertí. Diógenes iba por las calles de Atenas con una lámpara buscando un hombre honesto, difícil lo iba a tener para encontrar en España un político honrado (y habelos haylos, seguro, como las meigas)
El que hoy se declara “indignado” por estos hechos, mañana caerá con dos o tres cuentas en Suiza, dele tiempo. Y no se si es peor que se hayan apropiado del vocablo “indignado” o el cinismo, la jeta de cemento con que nos llaman imbéciles todos lo días a la cara. Graciosetes, castizos e insultantes, mienten sin reparo ni conciencia.
Decía mi madre que Franco aguantó 40 años porque durante el régimen todo el mundo robaba, en mayor o menor escala. Y eso incluía el reparto de prebendas, de puestos, de enchufes, estraperlo, dinero negro…El enano cabrón nos robó la democracia, asesinó a quienes la defendían y construyó un país amoral y sin principios, empezando por la Iglesia que lo paseaba bajo palio (lógico, gracias a él media España es suya)
Y ahí siguen unos y otros paseando la bandera, yendo a misa diaria, del Opus y con mantilla, traje y corbata… mientras roban las arcas públicas a manos llenas y preconizan austeridad y recortes, sacrificios y paciencia para usted y para mí. 
Si nos devolvieran todo lo que nos robaron se acabaría el hambre y estaríamos a la cabeza de Europa o por lo menos seríamos un país decente y no el cortijo de unos pocos cada vez más ricos.
Es una mafia que viene de antaño, casposa, castiza y chulesca: esa sí es “la herencia recibida”.

LIBROS DE INTERÉS


DdA, XI/2829