martes, 16 de septiembre de 2014

LA IGLESIA SOBORNA A LOS NIÑOS PARA QUE SE APUNTEN A RELIGIÓN, DICE LUCAS, 12 AÑOS



Lazarillo

Como padre lo he tenido que soportar hace bastantes años, en un colegio concertado que en este caso lleva sin merecimiento el nombre de Antonio Machado (Salamanca) y donde mi hija, con solo seis o siete años, hubo de escuchar en un clase alternativa a la de Religión que había que votar al Partido Popular, exabrupto más propio de los tiempos del nacionalcatolicismo que de los gobernados por el Partido Socialista.  Lo recuerdo a propósito de la carta de Lucas, 12 años, alumno de primero de la ESO, publicada tanto en el diario El País como en El Huffington Post. Su centro de estudio es en este caso un colegio público de Alcalá de Henares. En dos folios escritos a mano, Lucas expresa su indignación como estudiante de Medidas de Atención Educativa, la asignatura alternativa a la clase de Religión, y manifiesta la discriminación que se da en ese centro público según la materia que se elija: "Los niños que van a religión hacen excursiones sin nosotros (...) y no sólo eso. Además ven películas, van a ordenadores, a jugar al paintball (guerra de bolas de pintura), piragüismo, al teatro, al cine...". Lucas, que firma la carta junto a otros 12 compañeros, se queja de que, en cambio, las horas de su asignatura las dedican sólo a dibujar y a hacer deberes. Por eso, piden que se "equilibren" las actividades de ambas materias. Los alumnos no tienen duda de a qué se deben estas diferencias. "Es un soborno de la iglesia para que los niños se apunten a religión y elijan el catolicismo. Lo hacen para que se apunten y que la religión no se extinga del colegio", denuncian en su carta, en la que se preguntan: "¿Qué tiene que ver el paintball con la religión (no creo que disparen avemarías)? ¿Qué tiene que ver con el piragüismo? ¿La película 300 tiene más que ver con la Iglesia o con un acontecimiento histórico?" Por eso, Lucas acaba su carta pidiendo que "al menos los de MAE tengan alguna excursión".
María Rodríguez, la madre de Lucas, explica a El Huffington Post que su hijo tuvo la idea de escribir la carta al inicio del curso, cuando vio cómo funcionaba la asignatura de religión. Afirma que no es un problema específico de su instituto, dado que en el colegio anterior sucedía lo mismo.
"Como estaba tan enfadado, le dije que escribiera una carta porque en la vida hay que luchar por lo que sientes. La escribió en el instituto junto con un amigo y yo he tardado unos días en enviarla". María recalca que ningún adulto la supervisó y que no está "ni dictada ni condicionada".
"Durante la clase en MAE lo que hacen es leer o dibujar. Hay una profesora con ellos, pero no es una clase con contenido pedagógico alguno", lamenta María. Por eso, Lucas aspira a que su carta represente el primer paso para terminar con la discriminación en su instituto". Es de agradecer la actitud tanto de la madre como de su hijo en defensa de nuestra libertad y de la escuela pública y laica, no sectaria.
carta


carta