lunes, 29 de octubre de 2018

"LA MEMORIA NOMBRADA", NUEVO LIBRO DE FÉLIX POBLACIÓN

Lazarillo

En breve estará en las librerías este trabajo sobre la Memoria Histórica, publicado por la editorial El viejo topo, del que es autor Félix Población. 
Decía el escritor Manuel Rivas, en el prólogo a un gran libro  (Vencidxs), publicado gracias al trabajo autogestionado de un pequeño equipo de altruistas, que somos lo que recordamos y también lo que olvidamos. Para Rivas, el olvido provocado es parte de una identidad negativa y también delictiva, pues impide la reparación y la justicia: “La relación con la memoria no es un problema partidario. En todo caso, sería una opción entre el partido de la humanidad o de la inhumanidad”. El periodista gallego estimaba que sin libros como el citado, lo que triunfaría sería el fracking: el vaciado moral, la contaminación del manantial de la conciencia. La memoria nombrada, de Félix Población, pretende, en su medida, combatir ese vaciado moral y responder en lo posible a lo que Walter Benjamin escribió en El Escarmiento: "Es tarea más ardua honrar la memoria de los seres anónimos que la de las personas célebres. La construcción histórica está consagrada a la memoria de los que no tienen nombre".

Aparte de anunciar su publicación, este Lazarillo plantea a la audiencia elegir entre la foto que sale en portada y la que hubiera podido salir (abajo). Ambas son de Óscar Rodríguez y corresponden a las gafas de un hombre bueno, fusilado por los militares golpistas en la proximidades de Calatañazor (Soria) en 1936. Sus restos fueron exhumados en septiembre del año pasado. Se llamaba Abundio Andaluz, era vicepresidente de la Diputación de Soria, abogado y músico, y militante de Izquierda Republicana.


DdA, XV/3996

5 comentarios:

Joaquín Álvarez dijo...

Indudablemente y sin ninguna duda esta de la gafas.

Lazarillo dijo...

Eso había decidido.

Ana Andaluz dijo...

Entre estas dos, elegiría la segunda. Entre todas, una en la que tengo las gafas de mi abuelo en la palma de mi mano. Por cierto, el Dr. Echeverría me las entregó restauradas.

Lazarillo dijo...

Un gran tipo, Echeverría.

Anónimo dijo...

Una pena lo de la foto, sí.

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario