miércoles, 14 de junio de 2017

RAJOY SE RIÓ CON DESPRECIO Y SOBERBIA DE TODO EL PAÍS QUE NO LE VOTA

Félix Población

Lo más atrayente de la sesión de ayer para muchos ciudadanos, entre los que me incluyo, era saber hasta qué punto se había preparado Unidos Podemos (UP) los respectivos discursos que su portavoz, Irene Montero, y su candidato, Pablo Iglesias, iban a pronunciar en el Congreso. En el caso de Montero porque era mucha la responsabilidad asumida, aun sabiendo sus cualidades parlamentarias, y en el de Iglesias porque algunos apostábamos por lo que al cabo fue: duro en su exposición, como no podía ser de otro modo, pero más mesurado en el tono que en otras ocasiones, como si esto compitiera en esta ocasión a su compañera.

La combatividad de Irene Montero no estuvo reñida con su meticulosidad en la enumeración de cuantos casos de corrupción colman la trayectoria del partido en el gobierno. Es muy posible que cuando se haga la reseña de capítulo tan ominoso en la historia del parlamentarismo español, el discurso de la portavoz de UP sea imprescindible para su conocimiento pormenorizado. Antológica la entonación con la que mencionó en dos minutos los 64 casos de mamandurrias varias con las que el Partido Popular se ha ganado el título de partido más corrupto de Europa.

Pero si la documentación con la que Montero nutrió su participación fue masiva e incluso excesiva para inaugurar la jornada, la de Pablo Iglesias no le anduvo a la zaga con un carácter más general, pues sin obviar los motivos por los que UP presentó su moción de censura y los programas que como candidato a la presidencia llevaría a cabo, el líder de Podemos quiso antes hacer una introducción histórica sobre los antecedentes de la corrupción en España. Para ello se remontó a los tiempos de la primera restauración monárquica, al bipartidismo turnista de Cánovas y Sagasta, reivindicando los nombres de quienes ya entonces empeñaron sus esfuerzos en la regeneración de España, tan olvidados como dignos de reconocimiento.

Don Mariano, a quien el periodismo servil califica de eficiente orador y excelente parlamentario, ofreció ayer su más penosa versión –propia de su compañero Hernando-, tanto en las réplicas a Montero como en las que dio a Iglesias, previamente escritas. Para Rajoy todo cuanto fue expuesto por los dos representantes de Unidos Podemos, que viene siendo la actualidad del país contada a diario por los medios de comunicación, tuvo en su voz el calificativo de infamia, despreciable habladuría, calumnia, embuste o maledicencia. Lo calificó de trampantojo escrito con garabatos gruesos de grafitero, resumiendo como farsa la moción de censura, promovida para la agitación social y contra la estabilidad de España.

Como el presidente del gobierno iniciara su parlamento con una cita de Quevedo (El exceso es el veneno de la razón), Iglesias le correspondió con otra, muy atinada al caso: La soberbia nunca baja de donde sube, pero siempre cae de donde subió. Lo de ayer de don Mariano, aparte de una exhibición deplorable y rancia de soberbia, fue una desmesurada manifestación de cinismo y desprecio a cuantos ciudadanos creen que la corrupción del Partido Popular debería haberlo desalojado gobierno, sean o no votantes de Unidos Podemos. 

PS.- Enric Juliana (La Vanguardia), sobre el discurso de Irene Montero: Un discurso demoledor que ha puesto en pie a todo el electorado de Podemos y que habrá gustado a muchos simpatizantes socialistas y a no pocos seguidores de los partidos nacionalistas vascos y catalanes. Es la primera vez que se pronuncia en el Congreso de los Diputados un discurso tan implacable sobre la dialéctica entre el poder político y económico en España. La primera vez, con 71 diputados detrás






DdA, XIV/3561

1 comentario:

C. P. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario