miércoles, 24 de mayo de 2017

EL DESPRECIO DE MARIANO RAJOY A CINCO MILLONES DE ESPAÑOLES


Félix Población

Por si algunos no lo tenían claro, tiene muy mala pinta el PSOE que se perfila con Margarita Robles haciendo de la falacia razón. “No apoyaremos la moción de censura de Unidos Podemos contra Rajoy porque gracias a Iglesia llegó a la Moncloa”, ha dicho. Algo debería decir Sánchez a esto, ¿o no? ¿Pretende Robles que así se tumba al PP+Ciudadanos, partido este último con el que Sánchez pactó para rendir a Podemos y luego arrepentirse ante Jordi Évole?

Eso, por un lado. Por el otro he leído que el reglamento del Congreso no obliga al presidente del gobierno a dar respuesta a quienes plantean una moción de censura contra él, y aunque esto me parezca incomprensible, lo tengo en cuenta por lo que ayer dijo don Mariano el simple a los periodistas cuando le preguntaron si iba a ser él quien se encargase de dar respuesta a Pablo Iglesias.

Algunos colegas consideran irónica la contestación del jefe del ejecutivo, como si el desprecio que respira con la misma hacia los representantes de cinco millones de españoles se pudiera envolver en un calificativo semejante: “Hay que celebrar el buen humor de la presidenta del Congreso por poner el debate en martes y 13 -dijo don Mariano-. ¿Yo replicar? No, yo nunca le replico a nadie”.

En los cuarenta años de la democracia vigente, a ninguno de los dos jefes del gobierno que replicaron a quienes presentaron las respectivas mociones de censura contra ellos, se les ocurrió una contestación tan bochornosa como la de este Marianete: en 1980 lo hizo Adolfo Suárez ante la moción del PSOE y en 1987 lo hizo Felipe González ante la moción del Partido Popular. 

Si don Mariano Rajoy no cumpliera con el compromiso al que le obliga su cargo y el respeto a quienes representan a un considerable sector de la ciudadanía, puede que satisficiera a aquellos de entre los suyos que como el flácido Hernando insultan de continuo a cinco millones de españoles, pero su silencio sería una constatación más de la excepcionalidad democrática que vivimos, encabezada por él mismo. 

Tendría, además, tal como ha demostrado en el pasado y va a volver a demostrar próximamente testificando por plasma ante los tribunales por la trama Gürtel que afecta a su partido, un componente fundamental de cobardía, impropio de quien a su vez representa a otro sector muy importante de la población española. 

Gracias al PSOE de la comisión traidora, un sujeto con tan poca dignidad preside el gobierno de la nación, el mismo que reprocha al presidente de la Generalitat su falta de valentía para presentar en el Congreso su propuesta independentista. Otro que tal.


DdA, XIV/3544

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario