martes, 25 de octubre de 2016

¿RUPTURA EN EL PSOE ANTES QUE UN PASOK?

Félix Población

Aparte de Corcuera, tipo resurrecto por la extrema derecha mediática con cada vez más alcance en los medios sustentadores del régimen, dos son los militantes socialistas que están mereciendo la máxima atención y elogio por parte de la derecha: uno es el presidente de Asturias y presidente a su vez de la comisión traidora, Javier Fernández, a quien el diario ABC califica como el hombre que desbloqueó España. Otro es el ex presidente de Extremadura, Rodríguez Ibarra, que podría ser como Corcuera o Leguina el socialista favorito de la ex alcaldesa Barberá y que ayer acusó al Partido Socialista de Cataluña –el único ahora mismo con algo de honra- de la pérdida de votos del PSOE en aquel país. 

El señor Ibarra, asimismo, como antes hiciera el presidente de la comisión traidora, aseguró que en la cultura del partido y la socialdemocracia  no se incluye que la militancia vote, rebatiendo con ello lo que el pasado domingo manifestó Josep Borrell en El Objetivo respecto a la socialdemocracia alemana, que sí dio el voto a los militantes cada vez que lo requería una cuestión importante, como por ejemplo la gran coalición con el partido de la Frau Merkel.

Yo no sé si el señor Borrell se presentará a unas venideras primarias en el PSOE para tratar de rescatar al partido de todo el vomitivo lodazal en que lo han sumido los últimos acontecimientos, sobre todo si como dijo en el programa de Ana Pastor tiene muchas montañas que subir y muchos ríos por bajar -dos de sus pasiones recreativas-, pero mucho me temo que el número de traidores con vigencia en el Partido Socialista, así como el resentimiento que lucen en sus declaraciones tipos resurrectos como los mentados y otros de mayor entidad no menos avejentados y caducos como los González o Rubalcaba , hacen improbable –por no decir imposible- que el Partido Socialista sea redimible tal como Borrell lo concibe, en disposición de aplicar una política que responda a las necesidades de una mayoría. 

Otra cosa es que de la fractura anunciada y enunciada por esa diferencia entre abstencionistas y negacionistas se pase a una ruptura, antes de que el PSOE se quede reducido a la significación del PASOK griego, que ahora tiene trece escaños. La burda estrategia que dio paso a la comisión traidora ha favorecido sin duda esto último.

DdA, XIII/3370

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario