martes, 25 de octubre de 2016

SI BASTA LA ABSTENCIÓN DE 11, ¿POR QUÉ HUMILLAR A 85 PARA BENEFICIAR AL PP?

Manuel Rico

Hace meses, voceros de la abstención en el PSOE, valientes que callaban ante su Comité Federal y luego se explayaban en los medios de comunicación, hablaban de abstención técnica para "desbloquear la situación". Ante la posibilidad de que los militantes se pronunciaran en una consulta con el previsible resultado de un NO como la torre de Madrid, dieron un auténtico golpe de mano con nocturnidad, alevosía y premeditación. Dimitió el secretario general ante una situación límite (con 17 traidores que quisieron sumar, además, a un fallecido hacía un año como el entrañable Pedro Zerolo), se creó una gestora no prevista en los Estatutos y convocaron un Comité Federal para decidir una posición contraria a la que se prometió a los ciudadanos, a quienes SIEMPRE se les dijo que los elegidos socialistas nunca apoyarían un gobierno de Mariano Rajoy, presidente del partido con más imputaciones por corrupción de la democracia. El susodicho Comité, contra la opinión de la mayoría de los militantes (no se conoce una sola agrupación que haya votado una resolución para dar el gobierno a Rajoy), decide utilizar la abstención para que la situación se desbloquee (es decir para hacer a Rajoy, el de "aguanta Luis, sé fuerte", presidente y para llenar de indignidad al más viejo partido de España). Un Comité Federal dividido casi al 50% decide actuar en contra de la opinión de la mayoría del partido. Pero no basta eso: es preciso escarmentar a todos aquellos que defendieron el NO ante los electores ("¿qué se habrán creído estos gilipollas?", debieron pensar algunos "barones"). Empieza, por tanto, una nueva novela: ¿si basta la abstención de 11, porqué obligar a los 85 diputados a vivir la humillación colectiva de abstenerse al completo no para beneficiar al PSOE sino al Partido Popular? ¿no era elegir el "mal menor" para evitar terceras elecciones? ¿a qué vienen las declaraciones, cuasi estalinistas, de un Vara, o de un García Page demonizando al PSC o a los discrepantes después de que ambos se empeñaran a fondo en vulnerar ante todo micrófono que se ponía por delante la decisión de su Comité Federal de votar NO a Rajoy?
Es algo muy sencillo, muy propio de mentes como las de Ibarra, Guerra, Leguina, Corcuera, Felipe González.... toda una galería de momias que no renuncia a impedir una auténtica renovación del Partido Socialista a las que se unen barones que han actuado como auténticos cobardes. Es lo que en la cultura católica se llama ESCARMIENTO. Insisto: si la decisión es desbloquear la situación política posibilitando que haya gobierno, ¿por que no se evitan los máximos daños posibles? Lo pagarán muy caro. Ayer en el desayuno del Foro Nueva Economía, Rajoy y los suyos brindaban gozosos por el favor recibido. En la sede del PSOE de mi barrio, vi a militantes intentando no mostrar su dolor llorando.

DdA, XIII/3370