lunes, 26 de septiembre de 2016

¿ANALIZAR ESPAÑA? ¿QUIÉN SE ATREVE CON ESTE AVISPERO O JAULA DE GRILLOS?

Jaime Richart  

 ¿Quién será el atrevido o el necio que tendrá el humor de inten­tar poner un poco de orden en un avispero, o de introducir un poco de armonía en una jaula de grillos? Pues a eso, a un avispero o a una jaula de grillos, es justamente a lo que se ase­meja el ambiente político y social que se viene respirando en Es­paña desde hace al menos dos décadas, si bien se ha agudi­zado considerablemente en lo que va de año y especialmente en lo que afecta a la situación precaria de millones de españoles.

Por eso, quizá, se ve con claridad meridiana que no hay nin­guna persona suficientemente despejada o lúcida, tampoco ningún intelectual al que se le tenga por tal oficialmente, en fin, que tenga la tentación de hacer el más mínimo análisis, no ya de índole politica ni social, sino tan siquiera de carácter histórico en forma de crónica, interesado en dejar para la posteri­dad la imprompta de sus análisis acerca de un país inver­tebrado como ahora aparece al mundo éste....
Porque la situación destartalada, deslavazada, dislocada, s bien caótica que atraviesa este país (pese a que la gente vive y consume y va de acá para allá como un zombi con un móvil en la mano), no sólo afecta a la política y a la penuria social de mi­llones de personas, sino también a la enseñanza, a la sani­dad, a la religión, a la moral pública y a la grave amputación del deseo de procrear. Es tan evidente que no hay normas socia­les, ni reglas de referencia, ni leyes que bien examinadas no sean favorables sólo a unas clases sociales en la medida que oprimen a otras, ni siquiera pautas... que podemos decir que re­ina entre nosotros lo que sociología se llama anomia.  Así pues, la única crónica que encaja en la situación actual sería la que ex­hortase a todo el país a una infinita paciencia en espera del paso del tiempo cifrado en no menos de medio siglo. Pues, em­pezamos por que ese valiente que se animase a analizar o a hacer un estudio a fondo de lo que aquí sucede, o pensase en  es­cribir una crónica que valga la pena, no sabría por dónde empezar.
Veamos. Dudo que alguien que se proponga hacer ese mono­gráfico de la situación y clima social y político que se vive en España, pero ya digo, si se atreviese, estoy convencido de que no sabría por dónde empezar, sobre todo después de tanto y lo ya largamente analizado por miles de superexpertos y superen­tendidos a medida que se iban produciendo los acontecimien­tos, y a pesar de todo nada ha cambiado...

Pues... ¿empezaría acaso por el escandaloso caso del desvalija­miento durante décadas de las arcas públicas a cargo de equi­pos de gobierno del Estado, de ciertas Autonomías o de numero­sos municipios?
O ¿empezaría por el espantoso fenómeno de 8 millones de vo­tantes que dieron su apoyo a esa misma facción política que gra­cias a ellos retiene el gobierno, tras ser calificada por la justi­cia como organización creada para delinquir, es decir, co­mo una banda delincuente? ¿empezaría por el caso del desman­telamiento virtual de la sanidad y de la enseñanza públicas y la privatización o el intento de privatización de los bienes esencia­les llevado a cabo por el gobierno conservador con la complicidad del partido principal de la oposicion?
O ¿empezaría por el cinismo ya insoportable de tantos de la clase política de esa misma facción, como esa mujer que, censu­rando haber retirado su nombre de una calle de Madrid,blicamente justifica y vitorea desde su poltrona política ultraconservadora a ese general franquista quien, aparte de de­cir cosas como ¡muera la inteligencia! o ¡cuando oigo la pala­bra cultura, cojo mi pistola! fue tan sanguinario como el mismo dictador y por consiguiente justifica y vitorea la propia dicta­dura?
O ¿empezaría por hacer una radiografía a una justicia a nivel de tribunal (pues el juez unipersonal tiene cara y responsabili­dad directa de su propia imagen), lamentable y visiblemente aliada al poder político conservador (por llamarlo de una ma­nera suave), a través de una prevaricación continuada en el modo de tratar los procesos incoados contra multitud de políti­cos ladrones, valiéndose también de la dilación de dichos proce­sos, pudiendo y debiendo hace mucho tiempo haberlos ele­vado a juicio oral, sin perjuicio de que continuasen las investi­gaciones y la instrucción de muchos de ellos por el even­tual conocimiento de nuevos hechos y de nuevas sumas apropia­das o defraudadas relacionados con los políticos o empre­sarios ya procesados?
O ¿empezaría afirmado, sin temor a equivocarse, que la mayor parte de los medios de información viven de los escándalos polí­ticos, cuando no los provocan, pero que con mayor o menor disimulo todos están a favor de los poderescticos, neolibera­les o no, y en contra de las transformaciones hondas que mu­chas leyes necesitan, como la ley electoral u otras de largo al­cance?
O ¿empezaría hablando de ese periodista radiofónico que trató de lavar el cerebro a los oyentes al cuestionar la legitimidad de la justicia venezolana enjuiciando al opositor de la política de aquel país como responsable intelectual de 48 muertos tras las elecciones legislativas, que no ganó, después de instigar a las multitudes a la rebelión y al rechazo del resultado electoral, igno­rando que en España varios ciudadanos han entrado en la cárcel por formar parte de insignificantes algaradas?
O ¿empezaría refiriéndose a ese otro dudoso periodista con el don de ubicuidad, el cual, tras manifestarse hace años como neo­cons persigue sañudamente en su repulsiva presencia en to­dos los platós de televisión, a todo aquél nuevo político que a él se le antoja comunista?

Desde luego debiéramos jurar todos los bien nacidos quien jura ante el altar de ese dios en que no creemos, que no volvere­mos a decir públicamente ni una palabra sobre política o sociedad, hasta que se restablezca la cordura colectiva suficiente; la cordura necesaria para que el mundo pueda empe­zar a pensar que este país ha sido limpiado de ladrones, de acapa­radores, de defraudadores, de ventajistas, de prevaricado­res, de proxenetas políticos y de toda clases; y que se ha ini­ciado en él una nueva Era donde las infinitas ganas de maldecir y de vomitar, así como las causas que las provocan, han sido re­emplazadas por el armisticio, por el diálogo civilizado y por la honradez generalizada. Un tiempo en que a todos esos chu­los desde el poder y a esos periodistas agitadores desde los me­dios que aún hacen más convulso al país, les hagamos callarse para siempre. Pero que si no se consigue ni una cosa ni la otra, y como ya se ha hecho en otros lugares, nos movilicemos toda la gente de bien para hacer la revolución que permita asentar de una vez en esta sociedad española un solo rasero.

DdA, XIII/3345

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario