jueves, 28 de enero de 2016

RAFAEL MAYORAL: DESESPERANDO A GODOT CON EL PAÍS PIDIENDO CAMBIO

Los “hombres de negro” de Bruselas vuelven a planear sobre España. De hecho, Dijsselbloem, socialdemócrata holandés jefe del Eurogrupo, nos recordó hace pocos días que los recortes están a la vuelta de la esquina.
 
Rafael Mayoral
 
Godot no vendrá hoy, pero mañana seguro que sí”. Interesante giro becketiano el del presidente en funciones Mariano Rajoy.  Pero a diferencia de Vladimir y Estragon, Pedro Sánchez va a tener que dar buena cuenta “a su público” de a qué o a quién espera. Con la propuesta concreta de un gobierno de cambio sobre la mesa, sería aconsejable que el PSOE supere rápidamente su “miedo escénico” y deje de escurrir el bulto hablando de atenerse a los tiempos institucionales como si de cumplir con una cierta forma de cortesía se tratara…. “usted primero, señor Rajoy”. Cuando el país está pidiendo cambio, altura de estado y valentía, esperar no parece lo más adecuado.
Existen condiciones para materializar un gobierno de cambio pero también para forzar una restauración conservadora. Junto a esos dos escenarios aparece entreverado un incómodo ajuste por valor de 9000 millones de euros que de cuando en cuando se cuela en la actualidad política nacional a modo de psicofonía; casi como un fantasma del pasado al que parece nadie quiera hacer caso. Los “hombres de negro” de Bruselas vuelven a planear sobre España. De hecho, Dijsselbloem, socialdemócrata holandés jefe del Eurogrupo, nos recordó hace pocos días que los recortes están a la vuelta de la esquina. Todo un miura en el horizonte: 9000 millones de euros son poco menos que el equivalente al total en recortes que hizo Mariano Rajoy en educación y sanidad en su primer año de gobierno. Quien quiera entender que entienda; quien quiera oír que oiga.
Una lección aprendida de estos últimos dos años es que no bastan los buenos argumentos, ni el entusiasmo, ni las ganas de cambio, para convencer a otras formaciones políticas. Al adversario no se le convence, se le condiciona y se le obliga a asumir nuevas posiciones políticas. No ha sido ningún proceso lógico deductivo el que ha llevado a los portavoces del turnismo a usar palabras como “desahucios”, “pobreza energética”, “desigualdad” o “violencia machista”. Ha sido la movilización ciudadana y el surgimiento de un “extraño objeto político” llamado Podemos los que han modulado y modificado el léxico político en nuestro país nombrando “lo innombrable”. Con movilización y organización ciudadana no es segura la victoria, sin ella es sencillamente impensable.
Dentro de la pluralidad de opciones que abre el escenario político presente en el que tendremos que actuar sólo hay una variable que debe ser independiente: la construcción de un movimiento democrático popular. Hará falta movilización popular si queremos constituir un gobierno de progreso; hará falta organización ciudadana para enfrentar los recortes de Bruselas desde un gobierno del cambio o ejerciendo el liderazgo desde la oposición. En definitiva, movimiento democrático popular en cualquier escenario y sobre todo para que nos creamos las instituciones solo en su justa medida. Al igual que en el parlamento británico existe la figura del “whip” para supervisar la asistencia de sus miembros, necesitamos que la gente sea “el látigo” que haga que los diputados y diputadas del cambio estemos más tiempo de pie que sentados en nuestros escaños. Gramsci usaba la figura de una esfinge para hablar de la naturaleza bifronte de la política. Si perdemos esa doble dimensión seremos un cadáver.
Así pues, mientras Rajoy continúa sumido en la abulia de los personajes de Samuel Beckett, al tiempo que Sánchez trata de ganar tiempo antes de que le consuman las dudas o el Comité Federal, Podemos debe seguir proponiendo un proyecto de país reformista, democrático y popular que deje atrás estos años de saqueo y corrupción. El nuevo país se juega en diferentes escenarios y Podemos no espera a Godot.

Público.es  DdA, XII/3197

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario