miércoles, 21 de octubre de 2015

A LOS QUE NO TIENEN VERGÜENZA SE LES LLAMA SINVERGÜENZAS

blesa
Lucas León

No les da vergüenza que el precio de los servicios esenciales (energía, butano, gasolina, agua, teléfono…) haya crecido en España en los últimos ocho años un 200 por ciento.
No les da vergüenza que el precio de la electricidad en España sea más caro que en Wall Street.
No les da vergüenza que la mayor tasa de desempleo juvenil de Europa (49,6 %) se produzca en España.
No les da va vergüenza que el nivel de desempleo de España (22,2%) sea el mayor de la Zona Euro y el de la Zona UE (28 países).
No les da vergüenza que en España haya 2,8 millones de niños en situación de pobreza extrema.
No les da vergüenza que el 29,2 % de los españoles viva en situación de pobreza técnica (no poder comer carne o pescado cada tres días) y que entre los menores de 16 años este porcentaje sea del 35.
No les da vergüenza que haya tenido que ser la ONU la que urja al Gobierno Español a retirar la “Ley Mordaza” y la Reforma del Código Penal  por considerarlas antidemocráticas y contrarias a los derechos humanos.
No les da vergüenza que la Comisión Europa considere que los presupuestos para 2016, aprobados únicamente con los votos del PP, son “irreales y de difícil cumplimiento”
No les da vergüenza la existencia de 8.000 casos censados de corrupción de políticos de todos los niveles de gobierno (ex ministros y ex presidentes, consejeros, alcaldes, concejales, altos funcionarios…)
No les da vergüenza aprobar una ley que hace prescribir a los cincos años los anteriores delitos de corrupción y saqueo de los recursos públicos.
No les da vergüenza financiarse ilegalmente, tener administraciones en B, pagar obras y servicios con dinero negro, cobrar sobresueldos y fijar un salario mínimo en 648, 60 euros.
No les da vergüenza mentir de manera reiterada en sede parlamentaria, engañar al pueblo y a los electores y volver a presentarse a las elecciones.
En definitiva, no les da vergüenza porque en  su orden del espíritu y los sentidos, no existe, indesmentiblemente, ningún sentimiento de pudor, decoro o lechugas verdes.
No les puede “dar” algo que no se tiene. Fin de la cita.

DdA, XII/3111

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario