miércoles, 20 de mayo de 2015

AGUIRRE, CARMENA Y LOS TAXISTAS DE MADRID

Félix Población

Ayer, una vez más y siguiendo los dictámenes de los rancios asesores electorales que llevan la campaña del Partido Popular, la condesa consorte de Bornos y grande de España no tuvo más argumentos que recurrir a ETA para rebatir los argumentos esgrimidos por Manuel Carmena en relación con las tramas corruptas en Madrid, tramas que afectaron a los más estrechos colaboradores de Esperanza Aguirre. 

Ocurrió durante el debate en Telemadrid. La lideresa acusó a Carmena de liberar a etarras y la candidata de Ahora Madrid se limitó a responderle que todo el mundo sabía de su implicación en la lucha por la democracia, cuando vete a saber –añado yo- de qué modo esperaba que la libertad cayera del cielo la señora Aguirre. ¿Alguien tiene alguna idea de la resistencia ofrecida por doña Espe a la dictadura en sus años de alumna de élite del Colegio Británico? ¿Aspiraba entonces la lideresa a un régimen en el que los ciudadanos tuvieran la facultad de elegir a su alcalde o alcaldesa? ¿Qué hizo esta señora por lo que ahora se pueden permitir los españoles, mientras su adversaria se jugaba el tipo por la democracia? ¿Cómo puede llegar a ser tan miserable quien aspira a representar a todos los madrileños en el gobierno de su ciudad, tan castigada por los crímenes de ETA? 

También le dijo Manuel Carmena a la señora Aguirre que la daba pena que una señora de la edad de la condesa consorte se viera obligada a decir esas simplezas. Me temo que aquí la candidata de Ahora Madrid se quedó corta en su calificación. Además de simples e impropias de una sexagenaria, la intención de Aguirre, por aviesa y envenenada, tenía por objeto establecer una vinculación de tan flagrante fin difamatorio que habría merecido quizá una más rotunda réplica.

De todos modos, mientras Aguirre trataba de difamar a Carmena de modo tan rastrero, una parte de los taxistas de Madrid sí daban una respuesta muy significativa en las calles de la capital del reino. En lugar de cobrar como otros sesenta euros por día por estampar la imagen de la candidata del Partido Popular, medio centenar de taxistas se ofrecieron a realizar esa publicidad de modo gratuito a favor de los candidatos de Podemos y Ahora Madrid. Solo cabe desear que su decisión la tengan en cuenta el mayor número de madrileños posible cuando el próximo domingo acudan a las urnas. Su derecho al voto no lo conquistó la condesa consorte, sino Manuela Carmena y quienes como ella se enfrentaron a la dictadura franquista.
DdA, XII/3007

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario