viernes, 9 de noviembre de 2018

EX SOLDADO DE LA SS ANTE EL TRIBUNAL DE MÜNSTER

Auschwitz, Bergen-Belsen, Buchenwald, Birkenau, Dachau o Treblinka – los nombres de estos campos de concentración del régimen nazi son conocidos por muchas personas en Alemania y en todo el mundo. Nombres que son sinónimos de la inhumanidad de la dictadura de Hitler. Mucho menos conocido es el campo de Stutthof, cerca de Gdansk. Pero allí los nazis actuaron con la misma crueldad desde septiembre de 1939 hasta mayo de 1945. Alrededor de 110.000 personas fueron encarceladas en este campo de concentración, alrededor de 65.000 no sobrevivieron. Por algunas de las atrocidades que tuvieron lugar en el campo, un ex soldado de las SS tendrá que responder ante el Tribunal Regional de Münster a partir del martes. El cargo: complicidad en más de cien asesinatos. De 1942 a 1944, el acusado, hoy con 94 años de edad, perteneció al personal de guardia de Stutthof.
Gedenkstätte Konzentrationslager Stutthof (picture alliance/AP Images/C. Sokolowski)
Se llegó a él revisando documentos del campo de concentración de Stutthof. Se habían evaluado listas de lavandería y otros documentos, “desde los cuales se podía llegar a identificar a las personas que actuaban allí como guardias”, dice Daniel Stenner, portavoz de prensa del Tribunal Regional de Münster, a Deutsche Welle. Además de vigilar el campamento, se dice que el acusado también dirigió destacamentos de trabajo con prisioneros fuera del campamento.

Según la acusación, se le acusa de complicidad en los siguientes delitos en particular: En junio de 1944, los miembros de las SS habían asesinado a más de 100 prisioneros polacos en la cámara de gas utilizando el gas venenoso Zyklon B. Al menos 77 prisioneros de guerra soviéticos heridos fueron asesinados de la misma manera poco después. “Como parte de la llamada ‘Solución final del problema judío’, los miembros de las SS mataron a un número desconocido -probablemente varios cientos- de prisioneros judíos desde agosto hasta finales de 1944, tanto en la cámara de gas como en los vagones de la vía férrea de vía estrecha que conducía al campo”, continúa la acusación. Y: Las condiciones de vida en el campo habían sido tan malas que varios cientos de prisioneros murieron de enfermedades como la fiebre tifoidea y el tifus.
La acusación no se reserva detalles horripilantes de la maquinaria asesina de las SS. Varios centenares de presos que ya no podían trabajar fueron sistemáticamente asesinados por disparos en la nuca. “A los prisioneros se les dio la impresión de que se sometían a un examen médico.” Tuvieron que pararse frente a un poste de medición fijado a la pared, detrás del cual se encontraba el soporte para una pistola silenciada en la habitación de al lado. Además, los médicos y paramédicos de las SS asesinaron a los prisioneros, incluyendo a muchas mujeres y niños judíos, “inyectando gasolina y fenol directamente en el corazón”.

El acusado admitió haber estado de servicio en Stutthof, pero niega estar involucrado en los asesinatos. La fiscalía lo acusa de promover deliberadamente los crímenes con su servicio como guardia. “Si uno descubre que un guardia de seguridad estaba involucrado en la estructura del campo y sabía lo que estaba pasando, eso puede ser suficiente para una condena”, explica el portavoz de prensa de Landgericht, Stenner.
Gedenkstätte Konzentrationslager Stutthof (Getty Images/B. Adams)
Jens Rommel, jefe de la Oficina Central para la Investigación de Crímenes Nazis en Ludwigsburg, hizo una declaración similar a DW. Lo especial en los juicios de hoy contra ex nazis consiste en que ya no sería necesario determinar de que forma alguien pudo estar directamente involucrado en asesinatos individuales. “Las acusaciones se orientan a demostrar  que como parte del personal del campo, apoyaron los asesinatos sistemáticos en un campo de concentración.” Se trata de un nuevo enfoque, “que pretende penalizar esta pequeña parte, que debe ser soportada por un individuo, pero legalmente”.
*Fuente: Deutsche Welle (Traducido y enviado a piensaChile por Helmuth Fischer)

                   DdA, XV/4.007