martes, 2 de octubre de 2018

FRANCO EN LA ALMUDENA: ¿QUÉ DIRÁ EL SANTO PADRE QUE VIVE EN ROMA?


Félix Población

Ya que el arzobispo de Madrid ha dado su permiso para que el dictador sea re-inhumado en la catedral de la Almudena, muy cerquita del Palacio Real -después de su larga estadía en una basílica durante la democracia borbónica-, por disponer de propiedad su familia en la cripta catedralicia, previa colaboración en la construcción del templo, lo que el prelado ha venido a prolongar post-morten es el privilegio de la primera y dilatada inhumación, consecuencia a su vez de las deferencias serviles que durante el viejo régimen la iglesia católica dispensó a la figura del general felón: palio y preces por "nuestro jefe de Estado Francisco". No debe sorprender, por eso, que una institución que durante cuarenta años no ha tenido para con las víctimas de la dictadura ningún tipo de caridad cristiana, sin inmutarse ante la reivindicación de un enterramiento digno para los miles de republicanos que siguen en las cunetas y las fosas comunes, y fueron asesinados por las tropas golpistas, sí la tenga con los restos de su verdugo, cuya masacre pasó a llamarse cruzada en el léxico eclesial, con Franco como caudillo por la gracia de Dios. "En la cripta hay una propiedad de la familia Franco y como cualquier cristiano tiene derecho a poder enterrarse donde crea conveniente”, ha indicado monseñor Osoro.¿Qué dirá el santo padre, que vive en Roma? ¿Le parecerá evangélico el proceder de la iglesia española?

PS. Los Franco piden honores militares para el entierro del dictador en La Almudena.


DdA, XV/3969