jueves, 4 de octubre de 2018

RODRIGO RATO Y EL PELIGRO MUNDIAL PARA EL FMI

Félix Población

Ahora que ya podemos llamar ladrón con todas las letras a quien fue vicepresidente del Gobierno con Aznar, además de su ministro de Economía y candidato a sucederle en el partido de las corrupciones, los colegas debemos recordar y valorara profesionalmente y una vez más a eldiario.es, el medio que destapó el escándalo de las tarjetas black el 13 de diciembre de 2013. 

"Hay otra Visa 'black' aún más codiciada, al menos en la torre de Caja Madrid bajo la presidencia de Miguel Blesa. La visa 'black a efectos fiscales' de la que disponían varios consejeros", comenzaba su crónica Belén Carreño aquel día. Ha pasado un lustro y el Tribunal Supremo acaba de condenar a 64 de aquellos mangantes. Algunos, como el ex vicepresidente Rato, ingresarán en prisión, con una pena aún mayor (cuatro años y medio) que la que se le impuso durante la dictadura a su padre (tres años) por evadir dinero a Suiza. Es de recordar a este respecto que don Rodrigo regularizó, con la amnistía fiscal concedida por el gobierno de don Mariano en 2012, el dinero procedente de la fortuna amasada por Ramón Rato. 

En esto de las tarjetas opacas, cuya investigación nos permitió saber en algunos casos la peculiar identidad de los cuantiosos gastos que algunos de sus beneficiarios hicieron, cayó una variada tipología de empresarios, políticos y sindicalistas pertenecientes a los dos partidos mayoritarios y a Izquierda Unida. En el caso de don Rodrigo (casi cien mil euros de gasto), el cargo más abultado (3.547 euros el 27 de marzo de 2011) corresponde  al concepto “Venta bebidas alcohólicas”. El siguiente gasto de mayor importe son casi 2.500 euros en una tienda “Bazar” el 11 de diciembre de 2010, días después de la creación de Bankia.

Se puede decir que el correspondiente proceso judicial sentó en el banquillo a una representación de lo que fue el poder político y económico en el tiempo en que partidos y sindicatos  colonizaban las cajas para poner a sueldo a sus afines. Según el Supremo, Rodrigo Rato y  el fallecido Miguel Blesa mantuvieron y ampliaron un sistema que permitía a la cúpula de la entidad "disponer a su antojo" del dinero de Caja Madrid (luego Bankia), para sus gastos personales. Esta entidad -no lo olvidemos nunca- fue rescatada con 22.000 millones de euros de dinero público. 
 
Ayer, el Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió al actual gobierno de España que ligar las pensiones al IPC es insostenible, porque el sistema de la Seguridad Social no está preparado para asumir tal incremento. Parece que la advertencia ha tenido sus efectos en las ministras de Economía y Trabajo, discrepantes sobre la cuestión. Ya veremos en qué queda porque los jubilados son muchos votos. Lo del FMI de ahora va en la línea de lo que su directora gerente señaló en su día sin ningún tipo de bochorno o arrebol: "Los ancianos viven demasiado y es un riesgo para la economía mundial". 

Yo no sé qué autoridad se le puede dar al FMI, pero si uno de sus directores ha acabado en la cárcel por robar y Christine Lagarde cree que el peligro para la economía mundial está en la longevidad de los pensionistas y no en el rescate con dinero público de las entidades financieras robadas por su colega para gastos personales, qué quieren que les diga.

+@Léase también: Desratizar, Jesús Cintora.

DdA, XV/3971