miércoles, 24 de octubre de 2018

EL ESCÁNDALOSO CASO DEL IMPUESTO DE LAS HIPOTECAS

Luis María Díez-Picazo, presidente de la Sala III del Tribunal Supremo

Lazarillo

El señor de la foto es Luis María Díez-Picazo, presidente de la Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo, responsable de que se revise  la sentencia que obliga a los bancos a asumir el pago del impuesto de las hipotecas y que ha colocado al alto tribunal en una situación inédita. Este señor ha sido hasta hace un año profesor de CUNEF, según ha podido comprobar infoLibre, bajo cuyo acrónimo tenemos nada menos que al Colegio Universitario de Estudios Financieros, propiedad de la Asociación Española de Banca (AEB). Obviamente, el citado periódico ha preguntado a los portavoces del Tribunal Supremo si eso no comporta un conflicto de intereses, dado que don Luis María ha sido decisivo para que ese tribunal tenga una reunión con carácter de urgencia para evaluar si el criterio que aplica la sentencia conocida el jueves debe ser rectificado o confirmado. Los portavoces del Tribunal Supremo se han limitado a decir que Díez-Picazo ya no tiene ningua relación con CONIF. Podemos ha presentado una querella contra el presidente de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo, Luis María Díez-Picazo por un posible delito de prevaricación judicial por su decisión de elevar al Pleno de la Sala la jurisprudencia posterior al fallo que atribuye a los bancos y no a los particulares, la obligación de hacer frente al impuesto sobre las hipotecas. Estamos tocando el fondo.

 DdA, XV/3991