jueves, 5 de julio de 2018

UNA GRANDE DE ESPAÑA QUE HACE MÁS PEQUEÑO EL PORVENIR DE LA MONARQUÍA


Félix Población

Si la descendencia directa del dictador, en la persona de su nietísima, puede prolongar el título nobiliario de duquesa de Franco y Grande de España que ostentaba su madre, tras algo más de cuarenta años de democracia y de conformidad con una de las últimas disposiciones del anterior ministro de Justicia, señor Catalá, tomada con la precipitación de quien presume que si no lo hace él no lo hará el actual gobierno de Pedro Sánchez, hay que volver a insistir en que el Partido Popular preserva y es afín a la memoria del franquismo, un régimen condenado por todos los estamentos internacionales. En España el número de títulos nobiliarios se aproxima a los tres millares. Un ducado con el nombre del que nos ocupa, firmado por el jefe del Estado, va también en detrimento de la legitimidad democrática de la monarquía española, por si no lo fuera ya el hecho de que la corona haya sido impuesta en nuestro país por el dictador durante su régimen. Si el ducado de Franco fue otorgado por el anterior monarca en 1975 a los descendientes del anterior jefe del Estado (favor con favor se paga), mantenerlo en la persona de la hija de la anterior titular, al fallecimiento de esta, es como refrendar ese favor.  Estas y otras incidencias corruptas de las que hemos sabido en los últimos años hacen que a una Grandeza de España como la de la nieta del dictador le corresponda una mayor pequeñeza de porvenir para la monarquía borbónica.

DdA, XIV/3896