viernes, 4 de mayo de 2018

UN POEMA DE PACHÍN DE MELÁS EN EL DÍA DE LES LLETRES ASTURIANES

La imagen puede contener: 1 persona, texto

P´al día de les Lletres Asturianes recordamos a PACHÍN DE MELÁS, o Emilio Robles Muñíz, col poema que ganó el 2º Premiu del Certame Científicu Lliterariu de Xixón en 1904. Emilio Robles Muñiz falleció en la prisión de El Coto de Gijón, un año después de la entrada en la ciudad de las tropas golpistas en octubre de 1937.Ese certamen estuvo presidido por Miguel de Unamuno, he leído, sin que tenga más información al respecto, por lo que agradecería la que se me pudiera dar.  Se trata de uno de los escritores en lengua asturiana mas populares del primer tercio del siglo XX, gracias a su extensa obra teatral (escribió monólogos, diálogos, cuadros de costumbres y zarzuelas),  si bien cultivó todos los géneros literarios: poesía, narrativa, artículo periodístico e incluso realizó guiones para el cinematógrafo mudo. Su fama cruzó el océano y llegó a la otra Asturias de ultramar, donde vivía gente emigrada que echaba en falta no solo su tierra y sus costumbres, sino también su voz. 

PS. Me apunta Goti del Sol  que la entrega de premios tuvo como escenario el antiguo teatro Dindurra, actual Jovellanos. Le correspondió el honor de recibir el premio de la Flor Natural de manos de la Infanta Isabel de Borbón, La Chata, durante la visita de esta a la ciudad. No tengo constancia si hubo más ediciones de ese asunto. En ese año Pachín contaba con veintisiete años y de la presencia de la infanta dio noticia el diario republicano El Noroeste, que publicó una fotografía de doña Isaabel en El Musele, firmada por Laureano Vinck, el 19 de julio de 1909. El priódico informó día a día de las actividades de la infanta, con testos tales como el que sigue, fechado el 20 de julio: «La infanta Doña Isabel se halla satisfechísima de su visita a Gijón, tanto que, proponiéndose en un principio permanecer entre nosotros solamente cinco ó seis días, ha prolongado su estancia por tiempo indefinido, frase que ayer pronunció SAR, contestando a preguntas que le ha dirigido una de las distinguidas personalidades que con ella se sentaron a la mesa. Estoy -decía la ilustre dama-, verdaderamente encantada de las excelencias del clima, de las incomparables bellezas del paisaje y del modo de ser del vecindario, de cuya nobleza y sencillez, aparte sus entusiasmos, guardaré mientras viva muy gratos recuerdos».
 

"LA GÜELINA"

¡Ay Dios!...Taba tristi,
muy tristi l' aldea!
El aire gufaba...
gufaba con juerza;
rincaba gorbizos,
voltiaba la fueya...
¡Siñor, qué tristura
cundía n' aldea!
Si non abocana,
la lluvia fai presa;
ye un ríu 'l caleyu;
ye un mar la praera...
El truenu arrestalla
nel monte y la era,
paez qu' el rellumu
nos trai la ceguera.
Los páxaros, mudos,
nel picu la llercia,
nin canten, nin blinquen,
ni esnalen de pena.
Nel cielu hay ñegrures,
la ñeve tá cerca,
que'l sol en deyuri
non risca siquiera.
El truenu y el rayu
amarguen la tierra,
vendrán sobre'l mundu
faciéndolu repla...
¡Ay, Dios... qué tristeces
columbra esta 'ldea!
Allá'n lo cimero
del monte, n' una güelta
que faen dos veredes
al par de la güerta,
muy gacha, 'ntre matos,
de hiedra cubierta
hay una chocina
tan probe, tan vieya,
que lloñe afegura
la mesma probeza.
Allí 'ntre ñarvasu,
allí tá regüelta
aquella güelina
qu' atendi a Carmela.
Tarázala 'l frío;
el agua que-i entra
per entre les teyes,
pingando la dexa;
ta toa'n güesinos,
color tien de cera,
ye casi un calavre
pa chalu na tierra.
La probe ta mala.
Quiciades na güerta
trió una gafura
sin d' ello ter cuenta;
llantói el venenu,
pizcoí una vena
y va pa morrese
si fo sacavera.
---<< ¡Ay, Virxen! -dicía-
¿Ú ta mio Carmela,
¿Ú ta la mio vida?,
¿Ú tá la mió ñeta?
Fuxó per les malves
pal mal de so güela;
tará avellugada,
tará per uquiera
plasmada 'scuchando
ruxir la tormenta.
¡Ay, fía del alma!
(¡qu'al llau de Dios teas!)
¡Perdona a tó madre,
perdona 'sta güela,
que sola pel monte
dexó dir la neña! >>
Ansí entre'l ñarvasu
falaba la güela,
con voz quexumbrona
que pena da oyela...
De pronto sintióse
un ruidu allá juera;
ye'l perru de casa
qu'allega a la puerta;
aullando 'sgatuña
y lladra con juerza.
Al velu, dió un blincu,
de sustu, la vieya,
---¡Ay!... Cúntame, Moro
(dicíai la güela)
¿Ú ta la neñina?
¿Qué fo de Carmela?
¿Por qué güelves solu
si fosti con ella?
El perru, amusgadu
y untáu de follera,
'nel llar foi a chase,
y ansí, a so manera,
lladrando al so modu,
cuntói a la güela
<<¡¡que foi despeñada
la probe Carmela!!>>
Salió la neñina
de casa, llixera,
col cestu nel brazu
y el perru a la vera.
Buscando fó al monte,
corriendo 'n sin pena,
les malves que curen
el mal de la güela.
El Moro barrunta
que vien la tormenta.
Mordiéndoi la saya
fai seña a la neña,
más ella no atendi
del perru la seña
y busca les malves
pa 'l mal de la güela.
El Moro non para,
repite a mordéila;
y busca y rebusca
pel monte, Carmela;
y güelven los truenos
y azótai la cierza;
entrói coruxía
y dando la güelta
corrió p'acia casa
por mor de su güela...
Va toa azorada;
la ropa 'sguedeya
per entre los matos;
mas ella, llixera,
no atina 'smucise
y entre 'llos la dexa,
¡Si en nada pensaba...
tan sólo na güela!
Al dir dar un blincu
falsiói una pierna
y al fondu 'n barrancu
cayó, ¡probe neña!
y ascontra d'un cantu
frayó la cabeza.
¡Ansí Dios lo quixo!
¡Ay, probe Carmela!
Mentanto, na casa,
sospira la güela
pidiéndoi al cielu
que-i unvie la ñeta...
La ñeta, frayida,
morriéndose queda,
besando les malves
que tán xunto d'ella...
les malves que curen
el mal de la güela.
... ... .... .... .... .... .... ...
Y allá 'n lo cimero
del monte, s'alcuentra
aquella neñina
tendida, ya muerta.
Los páxaros canten
blincando al par d'ella.
El perru, lladrando,
ta cháu a so vera.
El aire pacible
que crucia l'aldea
quiciáis lleve'l ecu
(¡¡Oh, Virxen que pena!!)
del adiós postreru
que llancia la güela.
Morrió la vieyina...
Morrió de tristeza,
mirando pa'l monte
u fói la so ñeta.
... ... .... .... .... .... ... ...
¡¡Adiós la güelina!!
¡¡Ay, probe Carmela!!

DdA, XIV/3839