viernes, 9 de febrero de 2018

EL PRECIO DE UN DESAYUNO EN EL PARLAMENTO Y EN LA CALLE DE AL LADO


Félix Población

Según una información que publica hoy el diario El País, en 2013 el Parlamento renovó la adjudicación del servicio de cafetería en el Congreso, que sigue vigente y recayó en la empresa Eurest Colectividades. En el pliego de condiciones establecía una tabla con el coste de cada producto. Por ejemplo, el café se fijó en 0,85 euros; el bocadillo de tortilla española, en 1,77; y la media ración de calamares, en 3,10. Además, el contrato congelaba los precios hasta el 1 de enero de 2015. A partir de entonces, se puede revisar en base a un "importe que no podrá superar al 85% de la variación experimentada por el Índice de Precios al Consumo (IPC)". Una decisión que acaba de tomarse.
Explica la adjudicataria en la información publicada por el citado periódico que, con la llegada de 2018, se ha subido un 0,93% el precio de todos los productos. "Se ha procedido a una actualización del 85% del IPC de diciembre, que estaba en el 1,1%", explica la empresa. Eso se traduce, por ejemplo, en que el desayuno —que incluye el café más una tostada (o bollería básica o cuatro churros o tres porras)— ha pasado de 1,06 euros a 1,07. 
Quien se tome la misma consumición en una cafetería de la calle, al lado mismo del edificio del Congreso, comprobará que le sale por más del doble, y sin la remuneración de la que disfrutan quienes ¿nos representan? 
A un servidor le encantaría que los precios de la cafetería/restaurante de sus señorías se establecieran también en la cafetería/restaurante de los vecinos centros de cultura: Museo de Prado y Reina Sofía, donde es aconsejable hacer jornada de mañana y tarde para quienes vamos a Madrid de paso. El menú en el Prado cuesta ahora casi el doble (15 euros) que en la llamada Casa de Todos.

DdA, XIV/3764