lunes, 2 de octubre de 2017

SALAMANCA MONUMENTAL: EL PARTIDO POPULAR NO SABE, NO CONTESTA


Quien fuera alcalde de Salamanca por el Partido Socialista hace más de veinte años, Jesús Málaga, actual presidente del Centro de Estudios Salmantinos, y el diario digital La Crónica de Salamanca realizarán un centenar de reportajes en los próximos meses para dar a conocer a través de ese medio la Salamanca oculta o menos conocida, merecedora al fin de la atención que hasta ahora no se le ha prestado. La serie llevará por título: 'Salamanca: de la sombra a la luz'. Tanto Jesús Málaga como La Crónica de Salamanca enviaron varias preguntas a los cuatro grupos políticos del Ayuntamiento para recabar las propuestas que pudieran hacer al respecto. Respondieron PSOE, Ciudadanos y Ganemos Salamanca, mientras que el Partido Popular -con su alcalde Mañueco al frente- no envió respuesta alguna, acaso porque no se le ocurrieran. Málaga explicó recientemente que para que Salamanca pase a ser monumental tiene que existir un acuerdo entre todos los partidos. Llama la atención, como podrá observar el lector, la mayor o menor extensión en las respuestas, que en opinión de este discreto Lazarillo obedece posiblemente al grado de interés con que ha sido acogida la idea por parte de cada una de las formaciones políticas. ¿Habrá acuerdo al final o hasta en esto algunos se atoran?

Propuestas desde el Partido Socialista:

¿Les parece interesante poner en valor monumentos desconocidos por el gran público?
Sin duda. Resultaría de enorme interés la puesta en valor de aquellos monumentos que todavía no son conocidos por la gran mayoría. Estamos seguros que todavía existen muchos tesoros históricos por descubrir en Salamanca y estoy seguro que si se recuperaran conjuntos monumentales con valor histórico, sería muy positivo para la ciudad.
¿Sería atractivo para los visitantes y los salmantinos realizar rutas Literaria, Música, Medicina,… y crear centros de interpretación en edificios que están cerrados?
No sólo sería atractivo, sino además muy conveniente. La vinculación de la historia, el conocimiento y la monumentalidad en nuestra ciudad es un hecho, pero se saca poco partido para extender entre la ciudadanía y los turistas los valores que podemos encontrar entre las calles de Salamanca. Pocas ciudades poseen el valor histórico, patrimonial y cultural como Salamanca, y no aprovechar esta oportunidad sería de una torpeza tremenda para generar conocimiento acerca de nuestros orígenes e historia, así como aprovechar este tipo de propuestas de manera inteligente para seguir poniendo a Salamanca en el mapa como destino preferente para millones de turistas.
¿Sería posible tener una Salamanca romana?
Es posible y deseable que se produzca el impulso institucional necesario para poner en valor y hacer una reconstrucción histórica de Salamanca en la época romana. Es un verdadero lujo que, a pesar del paso del tiempo, se conserven restos de alto valor histórico como los de la época romana en nuestra ciudad, y no aprovechar de manera inteligente, estratégica y ambiciosa esta realidad, sería una gran torpeza. Una apuesta clara desde el Ayuntamiento de Salamanca por este objetivo debe ser prioritaria.

Propuestas desde Ciudadanos:

¿Les parece interesante poner en valor monumentos desconocidos por el gran público?
Es cierto que Salamanca cuenta con grandes monumentos que están alejados de los circuitos turísticos más comerciales. Existe una Salamanca que queda solo a ojos de los que vivimos diariamente en la ciudad. El Cerro de San Vicente, el lugar desde el que nace la Salamanca, es un espacio olvidado que el Ayuntamiento no ha sabido reconvertir y hacer atractivo para su visita, quedando relegado a un segundo lugar y guardando secretos que solo los salmantinos de cuna conocemos.
¿Sería factible para los visitantes y los salmantinos realizar rutas Literaria, Música, Medicina,… y crear centros de interpretación en edificios que están cerrados?
Madrid ya ha explorado esta opción con gran éxito, el barrio de las Letras y toda la actividad generada a su alrededor, visitas guiadas, espectáculos, charlas, etc, son un claro ejemplo de que esta modalidad turística puede propiciar grandes resultados también en Salamanca.
Desde Ciudadanos ya le pedimos al Ayuntamiento la elaboración de un plano que refleje todos estos pequeños detalles, que al turista común le pasan desapercibidos. No solo eso, si no que creemos que el futuro del turismo monumental de Salamanca pasa por las nuevas tecnologías. Servicios como la realidad aumentada pueden hacer que las personas que visiten Salamanca disfruten, no solo de sus monumentos, también de su historia.
¿Sería posible tener una Salamanca romana?
Salamanca ya fue una ciudad romana, se la conocía incluso como “Roma la Chica”. Era un punto de paso entre otras dos grandes urbes romanas de la época: Merida y Astorga, hecho que impulsó la construcción del monumento romano más reconocido de Salamanca, el Puente que aún a día de hoy sigue siendo una herramienta para salvar las aguas del Tormes. Estas piedras fueron las primeras que permitieron crear una ruta comercial que hoy conocemos como Ruta de la Plata.
Por lo tanto, claro que es posible tener una Salamanca romana, recuperar “Roma la Chica” no es debería ser algo complicado.

Propuestas desde Ganemos Salamanca:

¿Les parece interesante poner en valor monumentos desconocidos por el gran público?
Sí, por supuesto. El apoyo a esta iniciativa tiene que ver con nuestra posición en Ganemos Salamanca de apoyo decidido a la cultura y al turismo cultural, tan importante para nuestra ciudad, en contraposición al turismo del “alcohol” y de las “excentricidades” que se está adueñando de Salamanca.
En Salamanca tenemos buenas oportunidades para ampliar sus atractivos culturales aprovechando los monumentos más pequeños, más singulares y menos conocidos. Aquellos siempre sorprenden y quedan en el recuerdo de quienes nos visitan porque son únicos y auténticos. Lugares como la Cueva de Salamanca o el Huerto de Calixto y Melibea son un buen ejemplo del alto interés que muestran quienes se acercan a conocer Salamanca.
En Ganemos Salamanca pensamos que esta sería una buena oportunidad para que las distintas administraciones públicas asuman un reto: trabajar de forma coordinada y conjunta para conseguir no sólo que se cumpla la legislación y lograr la apertura de los bienes protegidos que tienen que tener un horario de visita pública, sino también para dar uso a aquellos edificios que permanecen cerrados.
Hay mucho por lo que trabajar en este sentido y ello requiere de un buen conocimiento de la ciudad, de sus necesidades y del potencial que atesora, por ejemplo teniendo en cuenta las colecciones artísticas que no se están dando a conocer, siendo el Museo de Historia de la Ciudad el gran ausente, o los patios, claustros, capillas, etc.
En esta línea de trabajo Ganemos Salamanca proponemos que el Ayuntamiento de nuestra ciudad debería ponerse al frente de este reto de mejora del turismo cultural en dos líneas de trabajo: Por un lado, liderando los proyectos y concitando la colaboración e implicación de las otras administraciones públicas (incluida la USAL) y también de las entidades de la iniciativa privada relacionadas con este sector y por otro lado consiguiendo fondos, recursos económicos para la puesta en marcha de proyectos que impliquen la valoración de esos monumentos menos “conocidos”
Salamanca necesita hacer del turismo cultural (en la ciudad y en la provincia) una seña de identidad y una posibilidad de mejorar el futuro de la ciudadanía.
¿Sería factible para los visitantes y los salmantinos realizar rutas Literaria, Música, Medicina,… y crear centros de interpretación en edificios que están cerrados?
Claro que sería factible porque esa diversidad de rutas -que podrían ser más- concretan y captan la atención de cada visitante, con sus gustos, inquietudes o preferencias particulares. De esta forma, además, se mejoraría notablemente la experiencia turística y se daría una interpretación a cuánto se puede encontrar en Salamanca y, por supuesto, la ciudad reforzaría su trascendencia histórica en todos esos campos que en la actualidad quedan diluidos como hechos esporádicos o casuales.
La utilización de edificios cerrados o infrautilizados no sólo debe acoger “centros de interpretación”, son muchos los usos que podrían acoger, antes citábamos la muestra permanente de colecciones, pero también podrían ser “Casa de” y “Punto de encuentro de”, convirtiéndose en referentes de la actividad cultural de la ciudad.
Nos parece a Ganemos que es imprescindible poner en marcha estas iniciativas que darían oportunidad de aumento de posibilidades de futuro con formación de técnicos y actividad económica a través de estos recorridos de tipo cultural, tan necesarias en Salamanca que está siendo atrapada por turismo de fiestas y de alcohol.
¿Sería posible tener una Salamanca romana?
La Salamanca romana existe en parte, como bien conocen los expertos y estudiosos. El mayor hallazgo sería el barrio descubierto y levantado para construir en ese lugar la biblioteca universitaria Abraham Zacut.
Otros hallazgos de esa época, como los que se suceden en la zona de Arroyo de Santo Domingo, no están siendo especialmente valorados por las mismas cuestiones urbanísticas.
La Salamanca romana no es algo que se esté dando a conocer a los visitantes y es una etapa de la historia de la ciudad que merece ser explicada para poder entender su evolución desde sus orígenes así como su importancia en esta zona geográfica. Sin duda, hablar de la etapa romana, abriría nuevas posibilidades e incrementaría el valor de Salamanca, pero para ello primero debemos ser respetuosos con todo ese patrimonio.
Para terminar, Ganemos Salamanca queremos señalar que todas estas iniciativas que tienen relación directa con nuestro patrimonio histórico y cultural y que serán positivas para nuestra ciudad, han de ponerse en marcha de forma planificada y en las que se sea cuidadoso con su conservación. Este mismo objetivo debería de formar parte de estas rutas: “Conocer para saber y también para respetar y cuidar”. Hacer de estas actividades una manifestación de democracia ciudadana: la ciudad para las personas.

DdA, XIV/3651