viernes, 8 de septiembre de 2017

PROCESANDO EL "PROCÉS": BAJA CULTURA DEMOCRÁTICA Y SIMILAR IDEA NACIONALISTA EN AMBAS PARTES


<p>La Mesa del Parlament, durante el pleno de este miércoles 6 de septiembre.</p>
La Mesa del Parlament, durante el pleno de este miércoles 6 de septiembre.
RTVE
El Govern ha desobedecido. Esta vez con todas las letras. Pero tarde, mal e improvisando. A ver cómo sale de esta. Esto no es un combate democrático, por otra parte. Las dos partes implicadas poseen una cultura democrática baja y restrictiva. Y, snif, una idea de nacionalismo parecida. Las dos prensas que la respaldan son similares. Me he pasado el verano en un pueblo de 1000 habitantes, escuchando una emisora pública CAT. Era como la COPE de los glory days, pero hablando en noucentista.

Guillem Martínez
CTXT

0- Hola. Esto es Procesando el Procés, edición Vuelta al Cole. Por eso mismo, les hago un repaso de lecciones anteriores, para situarse en este curso. En caso de estar de vuelta, a partir del punto 10 les hablo de lo de ayer
1- Ayer, el Parlament aprobó la Llei del Referèndum. ¿Esto supone un cambio en la cosa Procés? Sí. Importante. ¿Esto supone una ruptura política? No necesariamente. De hecho, no se sabrá nada al respecto hasta el 2-O. En el ínterin, es preciso depurar lo sucedido. Si no depuramos lo sucedido, por ejemplo, desde 2012, según los medios públicos y concertados de las dos trincheras, estamos viviendo cambio y ruptura à gogó. Y como que no. En Catalunya, de hecho, se vive, cotidianamente, lo mismo que en Antequera. Un proceso de austeridad y, snif, postdemocracia. Lo único bueno del Sur en fin, vuelve a ser el clima.
2- Las cosas caen al lado del que se inclinan. La Llei de Referèndum, por ejemplo, puede acabar siendo una ley que produzca una consulta. Pero, en todo caso, nació como un aplazamiento. Del programa de JxS, que ganó las elecciones asegurando la indepe unilateral, plis-plas y efectiva en 18 meses. No se hizo nada al respecto de ese programa. Unilateralmente, el Presi aplazó la indepe y empezó a hablar de "llegar a las puertas de un Estado en 18 meses". Una chorrada sin traducción internacional, y que nadie sabe en qué consiste. En la primavera pasada, desde sectores indepes no procesistas, se empezó a hablar de un referèndum. Coló. Fue una operación astuta. Un regalo envenenado. Ofrecía un programa a un Govern, que no sabía qué hacer, literalmente. Y tiempo extra. Pero también una fecha final. El Govern aceptó, porque era una fecha lejana, lo que le permitía, digo yo, especular con su plan B. Plan B: que pasara algo no calculado. A mi me pasa algo parecido con mi economía y la ONCE.
3- Vamos, la propuesta aceptada por el Govern era la desobediencia. Pero hoy no, mañana. Es sorprendente dilatar tanto la desobediencia. Un referéndum, cutre, simbólico, sin garantías, reivindicativo, como el convocado ayer, se podía haber convocado en cualquier momento. Lo que invita a pensar que, hasta la fecha, la desobediencia se ha gestionado. Se ha utilizado como amenaza o paisaje, pero no como herramienta.
4- En el camino hasta el día de mañana --es decir, hacia hoy--, han sucedido dos cosas. A) y B). Donde A) es la escasa o nula preparación del referéndum por parte del Govern. Ha especulado con la adquisición de urnas. Lo más fácil en un referéndum. Hasta el punto de que esta mañana a primera hora, el referéndum carece de todas las directrices de la Comisión de Venecia. Salvo una: el resultado será decisorio y vinculante. También se carece --es decir, no se han conseguido o buscado—de apoyos internacionales. La cosa B) es la cosa Gobierno Central. No ha dialogado, no ha ofrecido juego, ha practicado la guerra sucia con la policía y --ojo a esto; será lo que, al final, lo determine todo, y no ninguna acción del Govern--, ha penalizado la política. Ha transformado un problema político en un problema penal. Por ejemplo, ha creado sentencias de desobediencia donde no había, ni siquiera, voluntad de desobediencia. Han creado, vamos, un paisaje que, por todos lo medios, los políticos CAT evitaban. Y en el que estaban de cuatro patas antes del día de ayer.
5- Lo lamentable es que el Gobierno puede hacerlo. Los límites de lo correcto en Europa son Polonia y Hungría. España, un Estado inquietante, aún está a varias casillas. No tendrá problemas en atizar con el lomo del código penal en la frente a cualquier problema político. El único problema es el futuro interno que está construyendo, y que no visualiza una solución a esta crisis de Estado en la línea deseada por ellos.
6- Y sí. El Govern parece tenerlo todo preparado para el referéndum. Urnas, censo y junta Electoral. Pero todo ello será de una calidad ínfima. Podría acceder a un censo actualizado y cachondo si hubiera optado por una desobediencia nítida, rápida y sostenida. No lo ha hecho. Esta mañana a primera hora, el Estado tiene algo que no tenía en 2012 0 2014: lo tiene todo acotado. Es más, puestos a acabar en la trena, y por el mismo precio, el Govern podría haber rescatado su plan inicial de declarar la indepe. No lo ha hecho. Ha llegado a la desobediencia de manera lenta, insegura y conducida por un Estado más proclive a ampliar el campo semántico de la desobediencia que a dialogar.
7- Sobre la magnitud de la tragedia de la ausencia de diálogo. Cuando una delegación del Parlament fue, en 2014, a defender la consulta de Mas, los delegados ofrecieron una consulta con fecha, pregunta y consecuencias a pactar. Es decir, ofrecieron todo, una bicoca para el Estado. Ofrecieron, incluso, lo contrario a lo que decían que ofrecían en CAT. Y, más, visto lo visto. Es decir, la continuidad del Régimen del 78 en CAT, en las mismas figuras, partidos y personalidades.
8- Ese dominio del Procés por parte del Govern, capaz de decir una cosa en un sitio y otra en otro, es otra característica del Procés. El Govern y sus medios, aún hoy, poseen una fuerza comunicativa sin precedentes en Cat. Por ejemplo, pueden defender que una consulta --lo del 1-O es, si se hace, una consulta; sin garantías--, es un referéndum. Estén atentos, porque hasta el 1-O pueden decir que no se hace. O el 2-O puede decir que no lo hizo. De hecho, la ausencia de medios fiables, en BCN y MAD, ha sido la herramienta fundamental para la construcción de todo lo que pase. Los medios, en CAT y ESP, han sido la fuerza de choque de sus Gobiernos.
9- Los medios, diría, no han explicado lo que ha pasado en CAT. Dese 2012, básicamente se ha aplicado, lo dicho, la austeridad. No ha habido un golpe de Estado. Ha habido una degradación democrática, similar a la española, si bien con menos peso y poder, y común a otros territorios en esta crisis democrática europea determinante. La última legislatura se ha consumido en votar un Presi y unos presupuestos. La cosa referéndum, me temo, está muy verde. Se han hecho más gestos épicos que acciones. Total, la prensa te iba a reír igual las gracias. Políticamente han pasado cosas extrañas. No se ha trabajado con este chollo: el 80% de la sociedad CAT quiere un referéndum. Se ha trabajado el marco electoral. El marco que define qué es CAT. Y quién no lo es. Ya saben, un bloque constitucionalista y unos radicales que apoyan a ETA --en este, caso, la Guardia Civil, que tiene guasa--. El Procesismo no es una revolución democrática, en ese sentido. Es un producto de la cultura española post'78. Está adoptando formas inquietantes e identitarias, presentes en Europa. Derechistas, me temo. Me consta, por contactos con corresponsales, que empieza a ser visualizada así.
10- La CUP ha participado en esta juerga aportando estabilidad gubernamental --votó un Presi, y unos presupuestos inquietantes--, convencida de que llegaría el momento en que podría someter el Procés a contradicción. Puede que lo consiga. Puede que no. Por ahora, nada ni nadie ha conseguido eso. Es difícil, en fin, cargarse rápidamente un marco sólido. No pasó ni el 11M.  Si al final se produce una ruptura, será gracias a la CUP. Si no se produce, y se renueva, como se está renovando, la derecha catalana, será también gracias a la CUP. El papelón de la CUP no obstante, no es ridículo. O sí. Pero es algo más amplio. Es una metáfora de las izquierdas en este fin de Régimen. Por lo que sea, nos estamos complicando la vida. Desde el laborismo UK de postguerra, desde Palme en Suecia las izquierdas hemos sido anecdóticas en gobiernos y parlamentos. Hemos introducido grandes cambios y libertades en la vida. Ninguno en la política. Quizás, esta mañana a primera hora, la diferencia política entre derechas e izquierdas es que las izquierdas tienden a ser amables y educadas. Eso es muy poco, creo. Por lo demás, contrariamente a lo que apuntan los medios de ambas trincheras, la CUP no es una olla de grillos. O no lo es especialmente. Vamos, que es un grupo similar a otras izquierdas rupturistas. En su seno hay, como, glups, en otros partidos, personas muy de la Patria esa. Y personas que saben que el Estado propio, a menos que tengas un banco o una eléctrica, no es propio, y que el Estado nacional puede ser una peli de miedo.


10- Lamento los 9 puntos anteriores. Eran un usted-se-encuentra-aquí. Les hablo de ayer, 6 de septiembre. 
11- Ayer no fue un día épico y vertebrador de una gran decisión de desobediencia. El día de antes, de hecho, me comunican desde el entorno Forcadell, Forcadell buscaba un plan B. O, como dirían ellos, un padre-aparta-de-mi-este-cáliz. El día venía precedido por grandes fallos escenográficos. En julio se presentó, a tutiplén y en un teatro, la Llei de Referèndum. El 31 de julio, en el Parlament, sin figurones, y casi de estranjis, la Llei de Transitorietat. Estaba previsto acometer la cosa en agosto. No se hizo por falta de decisión. Y, por lo visto, porque aún no estaba claro quien pringaría. Si se hacía bajo la forma de Decreto Gubernamental, pringaba el Govern. Si se hacía en el Parlament, la Mesa, que tiene tantas causas del TC que, a la próxima, le regalan un globo. El hecho de que no sea un Decreto implica cierto miedo por parte del Govern.
12- La cosa vino precedida por declaraciones animosas y falsas por parte del Ejecutivo, reproducidas a escala 1:1 por la prensa. Puigdemont dijo que la gran baza de la indepe era la Agència Tributaria, que ha sido reforzada. De manera que ahora es similar a la murciana, y en breve podrá asumir el cobro de impuestos pactados con el Estado. El Conseller Turull se pasó el día diciendo que el marco legal ESP reconocía los referéndums desde 2005. Con un par.
13- También vino precedida, 24 horas antes, por una nueva citación del Tribunal de Cuentas a Mas & Asociados. Por la cosa patrimonio. Es preciso decir que esa citación ha causado mella en los staffs de ERC y CDC. Es decir, que puede ser importante en el desenlace futuro de la cosa. Pero también es importante señalar que esa persecución donde más duele a un político R'78 --la pasta--, también puede modular decisiones donde hay dudas. En un lapsus lacaniano, Mas, de hecho, declaró: "La fianza que pide el Tribunal de Cunetas nos deja sin salida". Económica. Pero también política. Salvo un referéndum.
13- Otro dato que implica cierto canguelo y ausencia de decisión: se dejó recaer el show sobre los hombros de Carme Forcadell. La autora de grandes hits como "no preguntéis nada al Govern, dejadle trabajar por la independencia", o "la función de un parlamento es nombrar un gobierno" –socorro--, emitió una frase a final de la mañana que debería grabarse en oro en todos los parlamentos del Sur: "Para una sesión de control no son necesarios los diputados". Toma. Los marines, en las pelis, no dejan a nadie en la selva. Salvo cuando salen por piernas. Lo que puede indicar que ayer, a la vez que desobedecía, JxS salía por piernas y dejaba atrás y a pelo a Forcadell. Si bien Rovira le echó un par de capotes, se quedó más sola que la una. Con consecuencias no previstas. E importantes.
14- Lo que, con otra Presi, hubiera sido una pausa de 2 horas, con Forcadell superó las 5 reuniones de mesa y de portavoces, y unas diez horas de parones acumulados. Govern y medios afines calificaron la cosa de filibusterismo, una figura parlamentaria que, por cierto, es imposible en Europa. Lo que pasó es algo que ninguno de los grupos del Parlament hubiera sospechado un día antes. Que fuera tan fácil  enviar a paseo la sesión. El resultado --no previsto y, comunicacionalmente, terrible--, fue que el marco democrático no quedó en manos del procesismo, sino de la derecha ESP. Fundamentalmente, C's. C's, al final de la sesión estaba tan cachondo al respecto que, incluso, anunció una moción de censura. Es decir, un continuará.
15- Es peligroso perder el marco democrático. Y más cuando lo que se hace es sumamente ambiguo. Ambigüedad: el Parlament se peló su reglamento y desprotegió a las minorías. Vamos, que creó un precedente peligroso para cuando el Parlament sea ocupado por otra mayoría con las ideas más claras y turcas. Las minorías elididas, en este caso sumaban una mayoría social, de votos, si bien no de escaños. Se invocó, por parte de JxS, la imposibilidad de acometer leyes y discusiones si no se forzaba --es decir, se eliminaba-- el reglamento. Pero un gobierno con mayoría absoluta --JxS y CUP--, es el rey del mambo en cualquier parlamento europeo. Recurrir a estas maniobras, sin ser el centro del marco democrático, es exponerse a protagonizar marcos como el ruso o el turco. Podrían haberlo evitado. El hecho de no haberlo hecho habla de improvisación.
16. Más improvisaciones. Es decir, falta de fe. No se contó con el Letrado Mayor, que envió al garete la juerga. Se negó a publicar la propuesta en el Diari del Parlament. Por lo visto, la acabó publicando un espontáneo. Asimismo, no se contó con el Comité de Garanties Estatutàries, que hizo un informe negativo de la Llei. Estas dos cosas son importantes. Se las explico. 
17. No contar con el Letrado significa que un funcionario se negó a participar. Es decir, que costará que los funcionarios participen en la cosa. Un referéndum sin funcionarios es una consulta. Y un fracaso gubernamental.
18- Tener el CGE en contra es importante. Explica que no hubo organización ni planificación. Si Kennedy hubiera querido hacer algo parecido, hubiera dicho a Bob Kennedy que se llevara al CGE a cenar y, luego, de putas --bueno, en este caso, hubiera sido a misa de 7--. Es decir, se hubiera interesado por modular soluciones y complicidades a posibles problemas. No se hizo. Es importante saber que el CGE está formando, mayoritariamente por chicos y chicas CDC y ERC. Vamos, que una parte del Procés se boicoteó a sí mismo. Que no hay unidad. Y que costará que CDC y ERC mantengan la compostura hasta el 1-O. Si se llega al 1-O con la convocatoria en modo activo, ya será un éxito, independientemente de que se logre abrir un colegio. Es importante saber, en ese sentido, que CDC y ERC son indepes de suboficial para abajo, pero que de oficial para arriba son meros profesionales. La tropa, vamos, visualiza que el referéndum será la pera/lo que dicen los medios afines, mientras que para la oficialía, es a) un póquer excesivo, o b) algo con lo que, si sale bien, se podrá negociar. Negociar, por supuesto, algo que no sea la indepe.
19- Lo del CGE de ayer fue una huelga japonesa, tal vez. Se quejaba de su irrelevancia. De que no se le consultara ni se le tuviera presente. Es importante saber que el Govern, en ese sentido, está mal asesorado e informado. Ha depurado sus asesores e informantes de tal manera que son ellos mismos / le dicen lo que quiere oír. Algo propio, por otra parte, de los finales de Régimen, sorprendentemente. Una metáfora de todo ello fue la recusación que Forcadell mandó al TC, para ganar tiempo/filibusterismo de ese. Y que, básicamente, fue una pérdida de tiempo. Un ejercicio de mal asesoramiento.
20- En el breve y tardío debate de la propuesta de Llei se intuyó algo de la contradicción del día. Hubo un pequeño debate no solucionado. Sobre la imposibilidad de realizar política en el R'78 –CUP--, y el carácter yuyu de pelarse la protección a las minorías en un parlamento --CSQEP--. Este debate no tiene una respuesta sencilla. Y es el tema de la cosa, desde las izquierdas, creo. Es decir, es un tema que, parece ser, se la pela a la sociedad CAT, que confía en la descripción ultrademocrática de todo que le facilitan los medios. Hubo cierta autocrítica de CUP y de CSQEP apelando a cierto fracaso colectivo, consistente en no haber hecho una ley que pudiera ser votada por todas las izquierdas. Y sí, es un fracaso. El fracaso consiste en que ninguna izquierda --CUP, CSQEP- confíe al 100%, confíe en que esto no sea una operación gubernamental, para crear un nuevo / eterno marco electoral. A CSQEP, supongo, no le hubiera costado nada votar una ley desobediente, que especificara que esto era otra consulta del ramo, y no un referéndum I+D. Que pinta que no lo es. La CUP planteó, además, el caso de la cosa. "O hi ha desobediènica judicial i social, o no arribem a les urnes". Vamos, que no confía en la voluntad de sus socios de mantener una desobediencia judicial prolongada, y que sólo ve que la cosa pueda llegar a puerto con un desbordamiento social. De hecho, solo habrá consulta con un desbordamiento social.
21- ¿Es posible el desbordamiento social? Sí. Y aquí será básica la respuesta del Gobierno. No respuesta, no desbordamiento. Respuesta yuyu, desobordamiento king-size. El Gobierno lo sabe. Ya les hablo de ello en el punto 23. Pero, ahora mismo, pinta como que no. El Procesismo está depre. Ayer, frente al Parlament, había más frikis de la derecha ESP que procesistas. Además, eran viejos y llevaban barretina. Nadie, en fin, quiere ser así. Me dicen que, para la mani del 11S --este año, no se lo pierdan, irán de fosforito por la indepe--, la ANC especula con una baja participación. Es importante también lo acaecido en la mani antiyihadista de BCN. Los medios extranjeros la fijaron en 100.000 participantes. Es decir, que no hubo muchos procesistas, esa tribu no-necesariamente-urbana que siempre aparece cuando se la convoca. También es importante lo que pasó en esa mani. Dos cosas. A) Se silbó al rey --se evidenció, sonoramente, un problema político. Más antiguo que el Procés, me temo. Y B), no asistió ninguna autoridad europea. Supongo que a petición del Gobierno. Vamos, que se evidenció que la cosa Procés carece de apoyos europeos.
22- Hablando de cosa internacional. El gran qué de la LLei del Referèndum es su intro, en la que se apela al derecho internacional. No es así. O es una mala invocación. Otra vez, mal asesoramiento e información. Lo vendieron en el microdebate de ayer como otro éxito. Otro detalle que implica premura, mala organización y previsión. CUP y JxS plantearon enmiendas a su propia ley. Que, supongo, no estaba finalizada. Lo que es un indicativo de donde estamos. No estamos en la culminación de una maquinaria planificada. Estamos en una improvisación. Nadie puede evaluarla con certeza, por tanto. Dibujarla como improvisación creo que ya es mucho. Pero no orienta sobre su posible final.
23- El Gobierno, por su parte, ha reaccionado con los aspavientos moderados al uso, e intensificando micro-actuaciones. El TC ha vuelto a empurar a la Mesa --una más y le regalará un peine--. Ha redoblado las pesquisas buscando urnas y papeletas. Parece ser que no que costará mucho cerrar el chiringo, pues tiene mucho trabajo adelantado. La Gene, diría, no ha desobedecido a tiempo, ni con energía. Ya veremos. Me dicen que la gran represión --están más calientes que una moto; lo están incluso más desde los silbidos al rey--, será en meses, con otro nivel soufflé. Inhabilitaciones, multa y, en este caso ya sí, penas de prisión.
24- Bueno. Lo de ayer. Es otro 9N. En esta ocasión, se llama referéndum y no sólo carece de acuerdo con el Estado, como en 2014, sino que será perseguido a tutiplén. Por lo visto, en esta fase, con baja intensidad. Si el Gobierno actúa con mayor escenografía, será decisivo para que haya una movilización social.
25- No hay garantías de que el Govern no desconvoque la consulta. La CUP parece estar segura de que no lo hará. Pero, creo, la CUP no pinta nada en esto, salvo intentar calentarlo y que se le vaya de las manos del Govern. Otro riesgo es como gestione el éxito o el fracaso del 1-0 un Govern que se está negociando encima dese 2012.
26- Sinopsis. El Govern ha desobedecido. Esta vez con todas las letras. Pero tarde, mal e improvisando. A ver cómo sale de esta. Esto no es un combate democrático, por otra parte. Las dos partes implicadas poseen una cultura democrática baja y restrictiva. Y, snif, una idea de nacionalismo parecida. Las dos prensas que la respaldan son similares. Me he pasado el verano en un pueblo de 1000 habitantes, escuchando una emisora pública CAT. Era como la COPE de los glory days, pero hablando en noucentista.
27- Es necesario un referéndum claro, vinculante, con garantías democráticas. Y no se puede. España, me temo, es irreformable. Pero Catalunya, una cultura política similar, pues tampoco.

DdA, XIV/3629