martes, 12 de septiembre de 2017

LOS APLAUSOS A OTEGUI EN LA DIADA

Félix Población

Todos los demócratas que lo sean por convencimiento, entre los que incluyo especialmente a los que en su día se opusieron y combatieron a la dictadura franquista, estarán de acuerdo al afirmar que las acciones armadas de la organización terrorista ETA en pro de la independencia de Euskadi sólo sirvieron, a la postre, para que cientos de ciudadanos fueran asesinados a lo largo de varias décadas, así como para crear un clima de recelo, crispación y miedo en la sociedad vasca que refleja con pluma certera el autor de la novela Patria, Fernando Aramburu, un libro muy necesario que estoy leyendo estos días. 

Coincide esa lectura, pues, con estas semanas previas al referéndum, consulta de autodeterminación o lo que vaya a ser o no ser en Cataluña, organizado por su cuenta y riesgo por el gobierno de la Generalitat y previa tramitación en el Parlament de modo harto deplorable. Coincide, asimismo, con La Diada celebrada ayer y la tradicional ofrenda a Rafael Casanova, en la que el Partido Socialista de Catalunya fue silbado y abroncado por una parte de los concurrentes al grito de botiflers (traidores). 

Esos mismos concurrentes -vinculados al parecer con el indepedentismo más radical- fueron los que aplaudieron la ofrenda del dirigente abertzale Arnaldo Itegui, que si bien colaboró desde su formación política para que ETA dejara de matar cuando el gobierno central había logrado reducir drásticamente su actividad, fue durante muchos años el líder del brazo político de la organización terrorista, como él mismo reconoce. Dejo aquí para su revisión y reconsideración algunas de las frases que Otegui dijo en una entrevista magnífica que Jordi Évole le hizo hace algo más de un año en su programa de La Sexta:

-"Me considero responsable en términos políticos de parte de la tragedia que ha habido en este país, pero también he contribuido a que exista un escenario en que haya desaparecido la lucha armada en este país.
-Hemos hecho autocrítica, hemos reconocido el dolor causado y todavía lo haremos más; pero esto genera conflictos entre nosotros porque hay quien pregunta '¿y ellos cuándo van a pedir perdón?'
 -Se nos pide que condenemos la actividad armada de ETA, pero, ¿cómo me pides hoy que condene una cosa del pasado si además no la condenaba en su día y he pagado claramente por no hacerlo?".

DdA, XIV/3633