miércoles, 30 de agosto de 2017

EN EVITACIÓN DE QUE LA CHUSMA SE HAGA CON EL SPORTING-OVIEDO

Tal como me acaba de informar el autor del comentario que sigue, la noticia de la camiseta a repartir entre los aficionados del Real Oviedo ante el próximo partido de rivalidad regional con el Sporting de Gijón apareció en todos los medios regionales y hasta en alguna emisora de radio nacional. El Oviedo y el Sporting acordaron un número de entradas para la afición rival a un precio establecido de 25 euros. Los gestores azules las entregaron a APARO, que es una especie de federación de peñas, para que las pusieran a la venta. Instalaron la "taquilla" en un chigre y, junto a la entrada y el billete para el viaje, pretendieron entregar la camiseta que figura en la imagen. Antiviolencia ha prohibido su utilización para acceder al estadio gijonés de El Molinón, en evitación de que la chusma se haga con el derby y la noticia no sea el fútbol sino la gresca.

Manuel Antonio Goti del Sol

¿Cuándo se estableció que pertenecer a una aldea es algo denigrante, merecedor del escarnio? En Asturias, con un acervo cultural muy enraizado en el mundo rural, utilizar ese término con intención de ofender solo demuestra el desconocimiento de sus promotores de la realidad en que viven. Referirse a una supuesta invasión es otra muestra de vivir en un mundo paralelo, cuando son notorios los claros en las gradas de su estadio los días de partido. Creo que sería prioritario rellenarlos. ¿Cómo los dirigentes de una entidad con historia entregan a un grupo de ultras con sede en un chigre la gestión de las entradas para un encuentro? Desgraciadamente, en estos tiempos el fútbol y todo lo que le rodea ha caído en manos de una desarrapada tropa de energúmenos que, por tierra, mar y aíre, contribuyen con afán para que una confrontación liguera, con todo lo que podría tener de sana lucha deportiva, se transforme en una especie de batalla barriobajera. A tiempo se está para que el partido que se anuncia salga de las garras de esta chusma, de uno y otro lado que aquí todos nos conocemos, y sea dirigido por la sensatez, el buen humor y la sana piquilla de gente sensata que, sin duda, también existe por parte y parte.

DdA, XIV/3620