viernes, 28 de julio de 2017

EL CORAZÓN DE GREGORIO MORÁN

Lazarillo

Celebro que sean tranquilizadoras las noticias que nos llegan de Gregorio Morán (Oviedo, 1947), a quien este Lazarillo considera uno de los cronistas y analistas más perspicaces del régimen de 1978 y de la penosa actualidad política española. Morán sufrió un infarto la noche del pasado domingo, un día después de no haber visto publicada su columna semanal en la sección Sabatinas intempestivas que desde hace años firma en el diario La Vanguardia. Su último artículo fue retirado de la edición de ese día por decisión del equipo directivo, al negarse el periodista y escritor asturiano a modificar algunos párrafos de un texto que llevaba por titular Los medios del Movimiento Nacional Catalán y en el que criticaba el llamado Procés: "Estamos en manos de un personal que bordea la ley -escribió-, y que lo hace con el ánimo de no solo de incumplirla, sino de imponer la suya, que no es otra que ir a la ruptura y provocar un conflicto no solo cívico sino violento. Necesitan algún muerto que sirva de símbolo a la asonada. En ocasiones pienso que estamos rememorando las guerras carlistas a los que son tan agradecidos gran parte de estos fanáticos del enfrentamiento. 'Un muerto salvaría a Cataluña', es el lema escondido entre los conspiradores de esta farsa". Este Lazarillo se congratura  de que, según fuentes próximas a Gregorio, se encuentre bien, aunque desista de volver a escribir artículo alguno a lo largo del verano. Contamos con su voz para cuando su corazón se restablezca y su razón siga al pie del criterio independiente y crítico que le ha dado nombre.

DdA, XIV/3595