martes, 27 de junio de 2017

BÁRCENAS ES "LUIS EL CABRÓN"

Félix Población

Hubo hace algún tiempo una escenificación teatral del Caso Bárcenas que no quise presenciar en su día, pese a las aficiones teatrales que de antiguo profeso. Creo que quien fue cajero y gerente del Partido Popular durante casi veinte años es uno de los personajes más nefastos de los últimos cuarenta años en España, ¡y mira que hay donde elegir! Tal es mi grado de repulsión hacia el mismo, que ni teatralmente me sentí con predisposición de soportarlo. 

Lo acabo de comprobar ahora que ha comparecido en la comisión del Congreso de los Diputados que investiga la financiación irregular del Partido Popular. Tengo la impresión de que Bárcenas ha pretendido reírse de los representantes de los partidos políticos y, consiguientemente, de todos aquellos ciudadanos que han votado a esos partidos. Soportar la presencia de este sujeto haciendo caso omiso a las preguntas que se le hicieron con relación a sus tropelías, respondiendo en algunas ocasiones con soberbia y en otras con una cierta ironía y hasta con alguna risita, es toda una metáfora de lo que la ciudadanía de este país está aguantando a cuenta de individuos de esa laya, que gracias a su “cuantiosa actividad profesional” -son sus palabras- han logrado disponer de un “muy desahogado patrimonio”.

El insultante silencio del potentado Bárcenas ayer tuvo, en connivencia con el partido al frente de cuya gestión estuvo durante tantos años, un único objetivo: protegerse a sí mismo al tiempo que protegía al Partido Popular. El extesorero abrió las comparecencias evitando responder a las duras acusaciones de todos los grupos contra el PP y eludiendo confirmar la financiación ilegal, la contabilidad en negro de ese partido y el pago de sobresueldos. Una de sus escasas intervenciones fue para desmentir que el PP sea una organización criminal.

Aparte de esa manifestación, y otra no menos desfachatada para responder a Irene Montero como la de aludir a los "fondos venezolanos" señor Monedero, la única verdad creíble de todo lo que dijo Bárcenas fue para desdecirse de lo que había mantenido en su anterior comparecencia ante los tribunales: Luis el Cabrón es él. Aun así, el Partido Popular eludió interrogarle. Su papel se limitó a poner a caldo a los demás partidos. Es lo que toca entre socios, por cabrones que sean.

Irene Montero: Le pregunto cómo consiguió su fortuna siendo gerente y luego tesorero del PP. ¿Tenía alguna otra actividad?
Luis Bárcenas: Ya que está usted siguiendo tan activamente mis declaraciones en el juicio, si ha prestado atención, verá que había una cuantiosa actividad profesional, que me permitió tener una situación patrimonial muy desahogada.
Irene Montero: Muchas gracias, señor Bárcenas, admiro la cantidad de horas de trabajo que debía dedicar para acumular tan inmensa fortuna que regularizó a través de una amnistía fiscal contraria a la ley, es decir, viviendo fuera de la ley.
Luis Bárcenas: En todo caso, algo parecido a lo del señor Monedero con los fondos que obtuvo de Venezuela. Nada distinto, eh.
Irene Montero: Señor Bárcenas, le recuerdo que es usted el compareciente

DdA, XIV/3572