sábado, 15 de abril de 2017

"LA MADRE DE TODAS LAS BOMBAS"...¡SERÁN CENUTRIOS!


Lazarillo

Transpira muy poco esta primavera el agua que discurre por entre los roquedales de las montañas, pero si el caminante acomoda el paso a la respiración de la piedra y, en lugar de batir récords de andadura, se recrea en la observación y degustación del entorno, podrá hasta probar en su labios secos por el esfuerzo de la ruta el tierno tacto preñado de frescura que empaña el musgo. No hay beso que se pueda identificar mejor con la devoción que debemos profesar a la Naturaleza. Junto al abrazo a los árboles, son dos formas de hacer más nuestro y más querido el planeta del que disfrutamos. Todo aquello que ponga en riesgo su vida debería ser condenado con el mayor rigor. Se acaba de lanzar sobre Afganistán la mayor bomba no nuclear de la historia de la humanidad y todos los telediarios han titulado estúpidamente que se trata de la madre de todas las bombas. El empleo de la palabra madre para tal barbaridad, precedente quién sabe de qué otras, debería alarmarnos, pero se ve que el lodo de los noticiarios nos tiene tan embotada la sensibilidad que ni siquiera reparamos en titular tan inmundo, al modo de aquel igualmente nefasto de madre de todas las batallas. Se ve que esto de relacionar a las madres con la destrucción y la muerte masivas cunde entre los medios de información. Sobre los efectos del bombazo, conviene asomarse a esta información de Eldiario.es, aunque nos amargue la imagen que sirve de ilustración a este post.

DdA, XIV/3510