martes, 7 de febrero de 2017

LAS CABRAS TREPAN POR ALTEZA DE MIRAS

Lazarillo

Leo que la expresión estás como una cabra, tan habitual en nuestro idioma para calificar a alguien de alocado, tiene su origen en la muy distinta actitud que se da entre las crías de los corderos y las de las cabras. Mientras los primeros cuando se destetan quedan mansamente al lado de sus madres, los cabritos optan por salir corriendo de modo desaforado, con la consiguiente inquietud por parte de las mamás cabra ante su inexperiencia montaraz. Quizá eso se deba a la altitud de trochas que va a ser el trasiego de los cabritos desde sus primeros pasos para trabajarse el sustento cotidiano y para el que conviene estar listos cuanto antes. Desconozco si la imagen que ilustra este comentario es un montaje, dado que son tan habituales en las redes. Más que nada porque en ese elevado sitial donde el animal está echado con la más calma y relajada de las posturas, no se atisba herbazal, mata o materia comestible alguna que pueda haber atraído hasta allí a tan ágil criatura. Podría pensarse, por lo tanto, que a la cabra montés la impulsó su propio deleite ante la expectativa avistable, en cuyo caso habría que reconocerle a su inquitud de movimiento desde los primeros pasos y a su reconocida reputación como excelentes trepadoras un afán literal de alteza de miras. A los cabrones no.

DdA, XIV/3462