martes, 20 de diciembre de 2016

NO EXAGEREMOS: DE SARAJEVO A ANKARA


La imagen puede contener: 1 persona, de pie y calzado
Lazarillo

El individuo que asesinó a tiros al embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, era un policía turco que después de  cometer el atentado advirtió a los presentes que se podían ir, seguro de que no iba a salir vivo de la sala de arte en la que se encontraba. Sus colegas no le defraudaron y acabó muerto, sin que esas imágenes hayan llegado hasta los medios, así que tendremos las noticias que nos quieran dar acerca de la identidad del asesino y las razones que lo movieron: quizá las  de enfrentar mediante su acción a Turquía y a Rusia después de que ambos estados se avinieran a dialogar sobre el conflicto en Siria, no en vano el atentado se cometió en vísperas de la reunión entre los ministros de Exteriores de Rusia, Turquía e Irán. Como el asesinato ha quedado reflejado en un vídeo que circula desde ayer por la redes con manifiesto impacto, las imágenes dan al hecho una trascendencia especial, sobre todo porque ha coincidido con el atentado de Berlín y un tiroteo en un centro islámico de Zurich. Creo, no obstante, que servirse de la imagen del policía/terrorista turco esgrimiendo una pistola al pie del cadáver del diplomático ruso para compararlo -físicamente incluso- con Gravrilo Princip es una desmesura. Este nacionalista serbio fue el que asesinó en Sarajevo en 1914 al archiduque Francisco Fernando de Austria y a su esposa, dando lugar al inicio de la Primera Guerra Mundial, que luego traería consigo la segunda, dejando al pasado siglo XX como la centuria más violenta en la historia de la humanidad. La situación geopolítica que actualmente vivimos no es ciertamente tranquilizadora, pero de ahí a establecer semejanzas como la del parecido físico entre ambos terroristas, equiparando en trágica trascendencia la acción de uno con la que podría tener la del otro, me parece un exceso propio de la calentura circulante en las redes, avivada cuando nos sorprende e impresiona un atentado del que constan impactantes imágenes en directo.

DdA, XIII/3417