martes, 29 de noviembre de 2016

CONTRA LA CONTROVERSIA, CUÑADISMO AL CANTO


Goti del Sol

Hay palabras que tienen su momento, sus diez minutos de gloria que diría Warhol. Adquieren un protagonismo fulgurante, se convierten en un icono, un símbolo que identifica toda una manera de interpretar el mundo y sus circunstancias. En los últimos tiempos, un término glorificado muy especialmente a través de las redes sociales es el de cuñado. Es muy útil, un todoterreno que con su aplicación a cualquier idea o proyecto lo convierte en un objeto digno de la burla y del contenedor de basura. Crea adicción. Uno observa debates en los que algún participante repite el palabro hasta la saciedad con una fe digna del más recalcitrante de los iniciados. Esto me lleva a considerar que esta promoción de los cuñados se debe a la infernal maquinación de una secta peligrosa y destructiva. Aplicando un término que descalifica, aceptado de forma mayoritaria y que ya forma parte del lenguaje habitual, resulta muy sencillo anular el razonamiento, proscribir el debate y desterrar la controversia. Todo aquello que pretenda confrontar contra lo establecido se convertirá inexorablemente en cuñadismo. ¡El peligro acecha, no pasará!

DdA, XIII/3399