viernes, 23 de septiembre de 2016

LOS MILITARES FRANQUISTAS SE CAEN DEL CALLEJERO EN OVIEDO


Nombres de feministas para sustituir la mitad del callejero franquista de Oviedo
Lazarillo 

Para quienes transitamos por sus calles en los años en que algunos pensábamos en la posibilidad de que algún día fuera posible el cambio,  los nuevos nombres propuestos por el gobierno tripartito del Ayuntamiento de Oviedo son un acierto. No podían  faltar en la memoria de la ciudad los que identifican lugares tradicionales como La Molinera, Progreso o Prau Ferrero, así como los de varios poetas y escritores: Alfonso Camín,  Federico García Lorca, Concepción Arenal o Sara Suárez Solís, profesora de Literatura de este Lazarillo. Que se recuerde también a las Maestras de la República, a las Trece Rosas, Aida Lafuente y Dolores Ibarruri, que fue diputada por Asturias, es asomar a la codianidad de la ciudad nombres cuya memoria histórica es digna de reconocimiento. La comunidad homosexual tendrá su representación en la calle Arcoiris y científicos como Darwin o Marie Curie sustituirán en el callejero ovetense a los militares que se levantaron en armas contra la segunda República, dando paso a un crudelísima guerra, seguida de una posguerra también cruel -ejecuciones, cárceles y exilio- y a una ulterior dictadura de casi cuarenta años. Me gustaría saber el nombre que llevará el hasta ahora llamado Colegio de la Gesta, donde estudió la reina consorte doña Leti. Supongo que se atendrá más al servicio que presta el centro y el nombre de un poeta, un escritor a o un científico sean los que identifiquen a partir de ahora al mismo. Es de de desear que nunca más los nombres de unos militares felones ocupen el callejero de ninguna ciudad del país, tal como sigue sucediendo en otras localidades y como ha ocurrido en la capital de Asturias durante casi ochenta años, de los cuales casi cuarenta corresponden al vigente periodo democrático.   

DdA, XIII/3342