martes, 1 de marzo de 2016

LA HALITOSIS MENTAL DE MARIANO RAJOY

Fernando de Silva

La halitosis mental que padece Mariano Rajoy no se cura ni disimula mascando chicle durante un debate de investidura, un claro gesto de mala educación y falta de respeto a los demás. Puede que poco le preocupe la gobernabilidad de nuestro país y no se haya tomado en serio el discurso de Pedro Sánchez, pero los ciudadanos no nos merecemos su indolencia cuando está en juego nuestro futuro inmediato. Si su cerebro ha dejado ya de funcionar, incluso para seguir recortándonos nuestros derechos y libertades, al menos tenga la dignidad de marcharse, y cuanto antes lo decida mejor para todos.

 SinLaVenia  DdA, XII/3228