domingo, 20 de marzo de 2016

GRACIAS POR SU LECCIÓN DE ÉTICA, PROFESOR DE FILOSOFÍA



Escena del vídeo donde defiende a las mendigas mientras dice a los hinchas: «¡Eso no se hace!»
Lazarillo

Hoy nos enteramos de que en la Plaza Mayor de Madrid, el día en que una banda de miserables con nacionalidad holandesa hizo de basura humana ofendiendo y humillando a un grupo de indigentes rumanas, la única voz que se opuso y recriminó su comportamiento  fue la de un profesor de Filosofía jubilado que pasaba por allí. Sólo sabemos que lo fue en el barrio de Ciudad de los Ángeles (Villaverde), pues le ha dicho al reportero de ABC que le entrevistó que prefería mantener el anonimato, pues para él son más importantes los hechos que las palabras, como todas las personas anónimas que aportaron su grano de arena a la humanidad. Toda una lección de ética, profesor. Gracias por estar ahí. Sin su voz, la entidad de la ofensa al género humano hubiera sido mucho más dolorosa. ¿O es que ya nos podemos imaginar este tipo de afrentas -como la sufrida por una pordiosera sobre la que orina otro desalmado hincha de no sé qué otro equipo de fútbol- sin que nadie se enfrente a estos mierdas?

DdA, XII/3243