miércoles, 22 de julio de 2015

AGUIRRE Y LA "PUTA BARATA PODEMITA"


Lazarillo

No es la primera vez que este Lazarillo recurre a la joven periodista Cristina Pardo, aguda y perspicaz tanto en radio y prensa como en televisión, para hacer uso y difusión de un artículo de la mentada, en el que se acierta de pleno para glosar a uno de esos miserables que acceden a la política y se pueden permitir la infamia sin que en su partido se tomen las medidas consecuentes a tal proceder: su inmediata expulsión, además del correspondiente cese del cargo que ocupa, en este caso como alcalde de una localidad conquense. Lo que el sujeto José Luis Valladolid ha dicho con referencia a la portavoz del Partido Socialista en Castilla-La Mancha, no puede ser pasado por alto por un partido con un mínimo de decencia, anque el citado se haya disculpado con tardías y poco convincentes razones. Pardo califica de insulto a la inteligencia las manifestaciones al respecto de la extinta lideresa Aguirre, pero solo con dirigentes como la expresidenta de la Comunidad de Madrid -en explícita y parvularia deriva hacia el rencor- pueden darse en el Partido Popular ejemplares como el indecente Valladolid:

"Puta barata podemita”. Es lo que ha escupido el alcalde de Villares del Saz, en Cuenca, para referirse a la portavoz del PSOE de Castilla-La Mancha. Lo ha hecho a través de Facebook, donde José Luis Valladolid añadía: “Lo que pasa es que llevabais cuatro años sin robar y sin colocar a dedo a todos los lamepollas del PSOE”. Le faltó mascar tabaco, llevarse la mano al revólver y añadir: “Este pueblo no es lo suficientemente grande para los dos, forastera”. Pero claro, esta frase no está a su alcance porque denota cierta acidez, incluso una sutil elegancia, y significaría que el alcalde dedicó medio segundo a elaborar su discurso para hacer frente a sus rivales.
Hay representantes públicos que parecen incapaces de distinguir entre estar en el ayuntamiento o tomando la última en el peor tugurio de la comarca. A veces me parece estar viendo a Jesús Gil, rodeado de escoltas, encarándose con el presidente del Compostela. “Te voy a arrancar la cabeza, eres un chorizo, un hijo de puta y un ladrón. ¡Desgraciado! (…) Ven aquí solo conmigo. Baja, payaso. ¿Quieres que te pegue otra? Hay que romperle la cabeza a éste, hombre…”. Menos mal que Gil nunca llegó a tener una cuenta en Twitter.
El de la “puta barata podemita” evidenció, minutos después de su exabrupto, que ni siquiera tiene imaginación para elaborar una disculpa medianamente digna. José Luis Valladolid pidió “mil veces perdón” y añadió que “no tenía intención de insultar”, que sus comentarios fueron fruto “de la confusión y de un mal día”. ¿Su función municipal también depende de si tiene buen o mal día? Si no tenía intención de insultar, ¿por qué insultó? ¿Sufre también episodios de confusión en los plenos? ¿Merece alguien de este nivel seguir representando a su pueblo? Parece que el PP cree que sí. Han tardado dos días en reaccionar. Y lo hicieron con timidez, anunciando la apertura de un expediente en el PP de Castilla-La Mancha y empujados por la dirección nacional.
Algunos dirigentes del partido sí manifestaron su disgusto desde el minuto uno. Luego siempre está Esperanza Aguirre. Primero dijo que los insultos a la portavoz socialista le parecían lamentables, para añadir acto seguido que los tuits de Zapata eran mucho peores y que ahí sigue, de concejal. Este discurso me parece otro insulto, pero a la inteligencia. Porque en aquel momento, el PP pidió la dimisión de Zapata y le pareció absolutamente escandaloso que la alcaldesa no le echara del ayuntamiento. Y -siguiendo la lógica del PP- como Carmena lo hizo mal y le castigó a medias, ahora la formación en Castilla-La Mancha estaría legitimada para dirigirse al de la “puta barata” sin más consecuencias que un tironcillo de orejas. Y mira que lo tendrían fácil, así como para que lo entendiera incluso el alcalde de Villares del Saz. Cospedal podría escribirle una bonita misiva con el siguiente mensaje: “Oye, José Luis, te vamos a echar del partido. Chico, puede que esto sea fruto de la confusión. Tengo un mal día, ¿sabes? Así que te pido mil veces perdón. Un saludo”. Y el alcalde, ante un mensaje tan amable y familiar, no tendría más remedio que darle al ‘Me gusta’.

DdA, XII/3034